Luces, cámaras, acción…llegan las videorecetas!!!Tiembla Hollywood!!!!
No, no estoy loca, estoy muy contenta porque por fin he empezado a hacer algo que llevaba mucho tiempo deseando hacer para el blog: las videorecetas.
Voy a intentar ir publicando de vez en cuando videorecetas en las que me veáis elaborar una receta sola o con amigos o familiares. No obstante, y como se que de tiempo estamos casi todos de aquella manera, os pondré también la receta para que la podáis hacer sin necesidad de ver el video.
Esta videoreceta que os presento hoy es la primera y he querido hacerla con mi madre. La pobre cuando se lo dije le dio un medio ataque de risa de los nervios pero después nos los pasamos muy bien juntas haciéndolos y compartiéndolos con todos vosotr@s. De hecho ya me ha dicho que quiere grabar otras recetas, y yo encantada.
Gracias mamá.
He elegido los roscos caseros que ella hace y que están de vicio, y es que me gusta esta receta porque es tradicional, fácil (de verdad de la buena), barata y porque además cunde una barbaridad. Así que venga, animaros a hacerlos, que ya incluso os pongo el video para que no tengáis ninguna duda.
Para finalizar quiero dar las gracias a mi hermano por grabar este primer video y a mi marido que ha hecho el montaje, es que os como a besos!!.
Vaya, que al final con tanta ayuda va a ser verdad que estoy en plan reinona lanzada a ser una diva del cine, jajaja…
El video ha quedado un poco largo, los próximos espero saber donde cortar y hacerlos un poco más cortos. Así que si no tenéis nada mejor que hacer esta tarde de frío que nos espera con la ola de frío siberiano pues ya sabéis, a ver el video. Besos.

Ingredientes:
(las cantidades son las que utilizamos tal y como aparecen en el video y con las que salieron 50 roscos)
5 huevos que echaremos en un vaso de los de agua para tomar la medida del resto de ingredientes
La misma cantidad que ocupen los huevos de leche semidesnatada o entera
La misma cantidad que ocupen los huevos de aceite de oliva
La misma cantidad y media más que ocupen los huevos de azúcar
Ralladura de dos limones
5 sobres de gaseosa de repostería
1 kilo aproximadamente de harina de repostería
Azúcar y canela molida para pasar los roscos una vez fritos
1 litro y medio o 2 litros de aceite de girasol
Mezclamos en un recipiente los huevos, la leche, el aceite y la ralladura de limón. A continuación empezaremos a añadir harina, en este caso utilizaremos casi entero el kilo aunque la medida es la harina que admita, añadiendo la gaseosa cuando hayamos echado ya casi la mitad de la harina. Echamos a la masa también una cucharadita rasa de canela.
Seguimos mezclando y añadiendo harina hasta que mojándonos las manos con un poco de aceite podamos formar una bolita que se no se nos quede pegada a las manos.
Tapamos la masa y dejamos reposar unos 15 minutos.
Pasado ese tiempo vamos friendo los roscos en el aceite a fuego medio para que no se quemen y se nos hagan por dentro. Para ello haremos una bolita y con los dedos iremos abriendo el agujero a los roscos, echándolos a continuación al aceite con mucho cuidado de no quemarnos.
Vamos sacando los roscos y los pondremos en un escurridor con papel de cocina.
Seguidamente se pasan todavía calientes por una mezcla de azúcar y un poco de canela.
Se guardan en un recipiente que después podamos tapar y en cuya base y paredes habremos puesto papel de alumnio y encima papel de cocina o servilletas.
Cuando los roscos estén fríos los tapamos y os aguantarán tiernos (si no os los coméis antes) más de una semana. 
Print Friendly, PDF & Email