Ya he comentado otras veces en el blog que en casa gusta mucho la coliflor así que la cocino bastante a menudo aunque casi siempre intento hacerla de la forma más ligera posible.
Quizá por eso me pasaban desapercibidas las recetas en las que se cocina la coliflor gratinada con bechamel y queso.
El caso es que tenía un brócoli pequeño en la nevera y me apetecía cocinarlo así que decidí combinarlo con coliflor a ver que tal, lo de la patata fue por darle un poco más de consistencia al asunto.
El resultado nos gustó bastante porque aunque la receta lleva bechamel y queso no se hace pesada.
Espero que os guste.
Ingredientes:
1 brócoli pequeño
Media coliflor pequeña
2 patatas medianas
1 pastilla de caldo vegetal, suelo utilizar pastillas de caldo vegetal ecológico que compro en herboristerías
1 litro y medio de agua
Jamón serrano en taquitos
Queso rallado para gratinar
Sal
Para la bechamel:
3 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas colmadas de harina
Medio litro de leche semidesnatada
Pimienta negra molida
Una pizca de nuez moscada rallada
Sal
En primer lugar cocemos las verduras y para ello ponemos a cocer el agua con la pastilla de caldo, las patatas enteras y peladas y la coliflor y el brócoli en ramilletes, desechando los troncos que son las partes más duras. Cuando el agua empiece a hervir dejamos cociendo unos 10 minutos o hasta que veamos que la patata esté tierna.
Si vemos que las patatas no están cocidas pero las verduras si podemos retirarlas y dejar cocer las patatas solas.
Una vez esté todo tierno escurrimos bien el agua y reservamos.
El caldo resultante lo podéis guardar para hacer sopa por ejemplo.
Ahora preparamos la bechamel poniendo en una sartén el aceite a calentar, añadiendo seguidamente la harina que tostaremos levemente para que la bechamel no sepa a harina cruda.
Añadimos la leche poco a poco hasta que se integre con la harina y espese sin grumos, ayudándonos si fuese necesario por la batidora para deshacer los grumos.
Salpimentamos y añadimos la nuez moscada.
Apartamos y reservamos.  
Untamos una fuente honda apta para horno con aceite de oliva y ponemos en el fondo las patatas cortadas en láminas gruesas añadiendo un poco de sal.
Encima ponemos el brócoli y la coliflor e igualmente salamos ligeramente.
Echamos jamón serrano en taquitos, la cantidad al gusto.
Por último cubrimos con la bechamel y el queso rallado.
Metemos en el horno precalentado a 200º y horneamos durante unos 15 con calor arriba y abajo, hasta que el queso se gratine y adquiera un bonito color dorado.
Después sacamos del horno y ya solo nos queda comer y disfrutar. 
Print Friendly