Hola a tod@s y Feliz Año Nuevo!!!
Después de un mes lleno de eventos especiales
que culmina con los Reyes Magos imagino que más de uno y una estaréis deseando
volver a la rutina, entre ellas la rutina culinaria, sino por gusto por lo
menos porque nos quepa la ropa.
Espero y deseo que hayáis pasado unos días
estupendos y que los Reyes os hayan dejado muchos regalos. A mi la verdad es
que me han dejado bastantes cositas así que imagino que es porque me he portado
muy bien.
Y volviendo a la nuestro, a la comida, he de
deciros que hice esta receta este domingo pasado por dos motivos: el primero
porque se me pasó hacer la compra y cuando me di cuenta las tiendas estaban
cerradas así que me tenía que apañar con lo que había en casa, y el segundo
porque teníamos unas ganas enormes de comer algo ligero y verde. El huevo poché
lo hice para completar el plato y la verdad es que el resultado fue más que
aceptable, sencillo y riquísimo con la suavidad que le da la yema de huevo a
las verduras.
Espero que lo hagáis y que os guste y que
todos los buenos deseos, y felicitaciones en las que nos prodigamos en estos
días pasados con amigos y familiares no se nos olviden el resto del año.
El antes…

…y el después

Ingredientes:
3 zanahorias
Guisantes, no los pesé porque se me olvidó ya
que eran del huerto de una amiga y obviamente venían sin pesar pero más o menos
vendrían a ocupar unos dos vasos de los de agua
2 patatas medianas
1 cebolla
400 ml. de caldo de puchero
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
2 huevos
Film transparente
Hilo de cocina
Primero haremos la menestra y para ello
pondremos la cebolla a pochar en una olla con el aceite.
Después añadiremos las zanahorias peladas y
picadas en trocitos pequeños, los guisantes y las patatas peladas y troceadas
del tamaño que se ven en la foto.
Añadimos un poco de sal y pasados unos minutos
añadimos el caldo de puchero y dejamos cocer a fuego suave hasta que las
verduras estén tiernas, añadiendo más caldo si fuera necesario.
Una vez hecha la menestra apartamos y dejamos
tapada mientras hacemos los huevos.
Yo he intentado hacer muchas veces los huevos
poché cociéndolos directamente en el agua y he tenido siempre un éxito dudoso,
así que cuando descubrí esta forma de hacerlos, esta forma conocidísima de hacerlos,
ya no dudo en hacerlos así porque con el saquito de film se hacen perfectos.
Para ello pondremos un trozo de film
transparente en una taza y untamos el plástico con aceite de oliva, paso
fundamental porque sino el huevo se queda pegado.
Echamos el huevo y cerramos el paquete con
hilo de cocina intentado que no quede aire, repitiendo la operación con el otro
huevo. En la foto lo veréis mejor

Ponemos agua a hervir y cuando esté hirviendo
añadimos los saquitos, teniendo en cuenta que el agua no debe cubrir los
saquitos en su integridad, solo donde está el huevo. Dejamos cocer 5 minutos.
Pasado ese tiempo sacamos los saquitos y los
metemos en un cuenco con agua y cubitos de hielo para cortar la cocción.
Dejamos un minuto.
Servimos la menestra en los platos y encima
ponemos un huevo que previamente habremos sacado con mucho talento del saquito
de plástico.

Ya solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly