La coliflor es una verdura que consumimos mucho en casa porque a mi marido en concreto le encanta.
Como la cocino a menudo pruebo recetas diferentes para no comerla siempre igual, y así probando probando se me ocurrió esta crema de coliflor y pollo.
La verdad es que no me esperaba el resultado obtenido porque la crema quedó con una textura suave y aterciopelada estupenda, y ya no digamos el sabor tan rico que le dio el caldo de pollo.
Además es bastante completa porque la carne cocida del pollo se le echa por encima picada a la crema así que casi es un plato único si lo acompañamos con una buena ensalada un día que queramos una comida ligera y nutritiva.
Así que venga animaros a hacer esta rica crema que seguro no os defraudará y además es un plato de cuchara estupendo para los días de frío que estamos teniendo.
Ingredientes:
(para 4 comensales)
1 coliflor pequeña
1 muslo de pollo
1 hueso de añejo (o hueso blanco como también se le llama)
1 cebolla
1 litro y medio de agua
Aceite de oliva
Sal
Pan frito o picatostes para acompañar
En primer lugar pondremos a cocer en una olla con el agua el muslo de pollo, el hueso de añejo (lo suelo lavar previamente para quitarle el exceso de sal que siempre suelen tener) y la cebolla. 
Cuando el caldo lleve hirviendo unos 5 minutos retiramos el hueso de añejo y quitamos la espuma que puede salir a la superficie del agua. Añadimos la coliflor troceada y continuamos cociendo durante unos 20 minutos. Añadimos la sal a mitad de la cocción.
Pasado ese tiempo retiramos el muslo de pollo y trituramos la coliflor y la cebolla con el caldo hasta conseguir una crema fina.
Por último servimos la crema en los platos y picamos por encima un poco de la carne del pollo, el pan frito y un chorrito de aceite de oliva. 
A comer y a disfrutar.
Print Friendly