Como este viernes pasado mi marido no venía a comer decidí hacerme una comida que probablemente a el no le gustaría mucho ya que no le gusta demasiado el vinagre. 
En este caso he tuneado una receta de la cocinera Nigella Lawson y digo tuneado porque en la receta original las berenjenas son de las pequeñitas y van asadas además de que no lleva requesón ni se escurre el vinagre a las cebollas, lo que os decía, tuneado. Y es que en verano intento encender el horno lo menos posible además de que la berenjena es de esas verduras que entre asadas y hechas a la plancha sinceramente no noto especial diferencia.
Finalmente esta fue mi comida del viernes y la verdad es que me gustó mucho porque todos los ingredientes combinan muy bien además de ser un plato bastante ligero.
Así que ya sabéis, ahora que los huertos comienzan a volverse locos echando berenjenas aquí tenéis una propuesta diferente para disfrutar de ellas.
Ingredientes:
1 berenjena
100 grs. de requesón
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Orégano
Sal
Para la cebolla en vinagre:
(no utilizaremos toda la cebolla para esta receta así que el resto la podéis guardar para otras elaboraciones)
1 cebolla roja
Vinagre de vino tinto
1 ajo rallado
4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal en escamas o sal gorda
En primer lugar haremos la cebolla en vinagre y para ello la partiremos en juliana y la cubriremos de vinagre aliñando con un poco de sal. Metemos la cebolla tapada en la nevera y dejaremos durante un par de horas para que se impregne bien del vinagre.
Pasado ese tiempo escurrimos del vinagre y aliñamos con el ajo rallado y el aceite de oliva. Reservamos.
Seguidamente cortamos la berenjena en rodajas de un dedo de grosor y las ponemos en un recipiente cubiertas de agua con un puñado de sal para que suelten el amargor.
Pasados unos cinco minutos escurrimos del agua y lavamos bien.
Ponemos una sartén al fuego, echamos el aceite de oliva y las berenjenas para hacerlas a la plancha. Añadimos un poco de sal.
Una vez hechas apartamos del fuego y las aderezamos con un poco de orégano.
Ponemos por encima de las berenjenas el requesón desmenuzado y finalmente un par de cucharadas de la cebolla en vinagre.
Echamos un chorrito de aceite de oliva por encima y a comer. 
Print Friendly