Este fin de semana compré carne picada para hacer una receta que al final no hice y la tenía en la nevera esperando. Así que ayer lunes me acordé de estas alcachofas rellenas y fui a la frutería a ver si tenían porque la verdad es que ya no es época de alcachofas.
Intento en la medida de lo posible utilizar los productos de temporada para cocinar aunque no siempre es posible, y en el caso de las alcachofas me encantaría que hubiera todo el año porque me gustan mucho pero bueno siempre quedan las congeladas.
La verdad es que no me dio tiempo ha utilizar la carne picada que he usado para esta receta porque el fin de semana no he parado de salir, de cocinar, y finalmente casi no nos ha dado tiempo de comernos todo lo que he hecho. Ya os iré contando.
Este fin de semana también hemos inaugurado ya la temporada de playa casi oficialmente (porque no me llegué a bañar solo mojarme las piernas un poco) y es que ya está también una cansada de que durante la semana haga muy bien tiempo y el fin de semana a llover como ha venido siendo la tónica últimamente.
Ahora la playa está de dulce porque todavía no hay mucha gente. Para muestra una foto que saqué el domingo en Marbella 
Y la receta, por supuesto, que me enrollo mucho

Ingredientes:

7 alcachofas
400 grs. de carne picada mitad cerdo mitad ternera
1 cebolla
2 ajos
2 huevos
5 cucharadas colmadas de pan rallado
Perejil
Pimienta negra molida
1 pastilla de caldo concentrado de pollo
4 cucharadas de aceite de oliva 
Harina
1 limón
Sal
Colorante alimentario
Medio vaso de vino blanco
1 hoja de laurel
3 vasos de agua
En primer lugar hacemos el relleno de carne y para ello mezclamos la carne picada con los dos ajos picados, los huevos batidos, el pan rallado y un poco de pimienta negra molida, perejil y sal. Reservamos.
Limpiamos las alcachofas de las hojas exteriores y las partes duras de manera que nos quedemos solo con el corazón que partimos a su vez en dos, rociando las alcachofas con limón para que no se pongan negras.
Vamos rellenando o más bien cubriendo por una de sus caras cada alcachofa con la carne picada, intentando en la medida de lo posible aprisionar bien por el centro para que se compacte.
Enharinamos las alcachofas y las freimos en una sartén pero solo para que pierdan un poco la harina, vuelta y vuelta. Las vamos apartando y escurriendo sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite. Pinchamos cada alcachofa con un palillo para intentar que luego al cocinarlas mantengan la forma. Reservamos.
En una olla echamos las 4 cucharadas de aceite de oliva y añadimos la cebolla muy picada y la hoja de laurel. Cuando la cebolla esté ligeramente blanda añadimos el vino y seguidamente cuando se haya evaporado un poco el olor del vino añadimos el colorante alimentario, la pastilla de caldo y las alcachofas. Echamos por último el agua y dejamos cocer a fuego lento unos 30 minutos rectificando de sal y hasta que las alcachofas estén tiernas.
NOTA: me ha sobrado un poco de carne picada así que he hecho cuatro albóndigas que he añadido también al guiso. Un consejo que os doy es que utilicéis una olla de base ancha porque así se desmoronan menos las alcachofas al cocinarlas.
Print Friendly, PDF & Email