Tenía cuatro alcachofas en la nevera que compré sin ninguna idea preconcebida junto con pimientos, puerros y otras verduras.
Finalmente apareció la oportunidad el viernes pasado porque comí sola y me apetecía algo de verdura, y como las alcachofas me gustan mucho me decidí a buscar alguna receta de salsa para acompañarlas.
Así que buscando buscando encontré esta receta de salsa que decía era para acompañar carnes principalmente pero que a mis alcachofas le quedó estupenda. 
Por último os informo que lo del picante es por el ajo, es que se me fue un poco la mano, así que he reducido la cantidad de ajo en la receta.
Ingredientes:
4 alcachofas
1 limón
1 huevo duro
Medio ajo
La cuarta parte de una cebolla
5 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre de vino blanco
Sal
En primer lugar se limpian las alcachofas y para ello quitamos el tallo y las hojas exteriores más duras, dejando solo el corazón de la alcachofa. Les echamos un buen chorreón de zumo de limón para que no se pongan negras y las cocemos (a poder ser al vapor) hasta que estén tiernas. Reservamos.
Aparte batimos con la batidora el huevo duro con la cebolla, el ajo, el aceite y el vinagre. Cuando esté batido añadimos un poco de sal, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario.
Acompañamos las alcachofas cocidas (y frías) con la salsa y listas para comer.
Print Friendly