El pasado sábado participé en un taller para aprender a elaborar queso fresco artesano organizado por Patrimonio Quesero Andaluz y el GDR Guadalhorce, taller que fue impartido por el ingeniero agrónomo Andrés Santos en el complejo turístico rural de La Garganta sito en El Chorro en la localidad de Álora, Málaga. A efectos informativos os diré que Andalucía es la segunda productora europea de queso de cabra, de ahí la importancia de la difusión de tan excelente producto con talleres como este.
El curso eminentemente práctico consistió en la elaboración, como su propio nombre indica, de queso fresco artesano con leche de cabra de la zona. Os diré que la leche había sido ordeñada y filtrada, así como pasteurizada unas horas antes y que por tanto la materia prima no podía ser más buena.
Algunas de mis compañeras blogueras del grupo Pipirrana al que pertenezco y del que ya os he hablado en otras ocasiones también estuvieron en el curso, entre otros participantes, por lo que se podría decir que estábamos casi en familia siendo las asistentes de dicho grupo Laura, Reme, Ceci, Ana y Begoña que era la única a la que no conocía y que tuve la ocasión de conocer tanto a ella como a sus hermanas y que me parecieron encantadoras.
Pues ya entradas en faena Andrés, el profesor del taller, nos fue guiando por los diferentes pasos hasta que obtuvimos nuestros deseados quesos.
Comenzamos con echar la leche en la cuba de cuajado para una vez alcanzada la temperatura idónea (30-32º) añadir el cuajo, en este caso de origen animal. También se le añadió calcio en la misma proporción que el cuajo aunque Andrés nos comentó que el calcio no es necesario añadirlo en la elaboración casera
Transcurrido el tiempo de coagulación, unos 40 minutos, se procede al corte de la cuajada. En este caso para ver cuando estaba listo el cuajo para el corte se hizo la prueba de echar una gota de leche en un vaso de agua. Primero la gota hará una onda en el agua
Cuando al echar la gota de leche en el agua parezca que la leche se divide en copos de nieve estará lista para el corte aunque de esta parte no me dio tiempo a hacer ninguna foto. Seguidamente cortamos la cuajada hasta conseguir un grano tipo lenteja
Llegados a este punto vamos echando el cuajo en los moldes y dejamos que escurra el suero, dándoles la vuelta pasados unos minutos para que se queden las marcas del molde por todas las partes del queso
Seguidamente se salan, en este caso en agua fría con sal porque la idea era probarlos antes de la comida aunque se pueden salar directamente 
Parte del fruto del trabajo…
Y claro después de estar toda la mañana alrededor de los quesos llegó el momento probarlos y ahí se desató la locura quesera cuando comprobamos lo buenos que estaban los quesos, a los que además les iba a maravilla el aceite de oliva ecológico de la varidad manzanilla aloreña con el que los degustamos y el pan también ecológico de El Colmenero de Alhaurín el Grande con el que nos lo comimos, una delicia.
Esta soy yo en plena degustación
Después de abrir boca nos dispusimos a dar buena cuenta del menú que nos habían preparado especialmente para el taller. Además el menú estaba dedicado a las “pipirranas”, todo un detalle por parte de Queco y su familia ya que tanto el como su hermano David y su padre Fernando se portaron de lujo con todos nosotros, cuidando cada detalle para que estuviéramos lo más a gusto posible en su establecimiento el complejo turístico rural de La Garganta donde se celebró el taller y que se encuentra ubicado en este paraje tan bonito
Muchas gracias porque nos tratasteis de lujo.
Foto de la carta dedicada 
Y del menú compuesto por los entrantes:
Minibrocheta de tomate cherry y queso blanco de cabra
Delicias de queso con gabardina de almendra y mermelada de naranja
Ensalada con mix de quesos
El plato principal que consistió en milhojas de lomo de cerdo y verduras con salsa de queso acompañadas de patatas a lo pobre
Y cuando ya no podíamos más el postre consistente en nigiri de queso blanco de cabra con membrillo, miel y almendras, delicioso…
Para finalizar quisiera dar las gracias a Toñi y a María del GDR Guadalhorce por la excelente organización del taller, sois geniales chicas!, y por supuesto a Andrés nuestro profesor por todo lo que nos enseñó y aprendimos de el.
Espero haberos ilustrado siquiera levemente en lo que a elaborar queso fresco se refiere ya que he obviado bastantes datos técnicos de porcentajes y temperaturas durante todo el proceso de elaboración, pero es que básicamente quería daros a conocer el producto y su elaboración. El taller me ha encantado y es que aunque había visto muchas veces en la tele programas de elaboración de queso nada tiene que ver con meterse en faena y ver los diferentes procesos en directo. 
Un día maravilloso con buena comida y compartido con gente estupenda, ¿que más se puede pedir?.
Print Friendly