El pasado sábado nos reunimos un grupo de bloguer@s en su mayoría de Málaga para hacer este maravilloso taller de pan que hoy os presento. El grupo en cuestión al que me honra pertenecer se llama Pipirrana y somos básicamente gente con una pasión común: la gastronomía.
El grupo lo conforman más bloguer@s pero los que participamos en el taller aparte de una servidora fueron:
Laura de Cocinax2
Reme de Alsurdelsur
Mª Cruz de GuisadoraDuncan
Leo de Encocinaando
Maribel de Cocinadereyes
Eli de Olorajazmín
Mª Angeles de Cocinarsinmiedo
Esta es la foto de grupo
Y los anfitriones Conchi Paniagua, integrante de Pipirrana pero que no tiene blog, y su marido Carlos que pusieron su casa y que fueron super amables, bueno que también hay que darle las gracias a su vecino Antonio que nos prestó su horno y su nevera
Así que después de las presentaciones os empiezo a contar en que consistió el taller que como su propio nombre indica fue de pan artesano. En casa suelo hacer pan pero casi siempre, por no decir siempre, con la panificadora pero después de este taller con todo lo que he aprendido me voy a animar a hacerlo a mano porque definitivamente el esfuerzo merece la pena.
El taller, perfectamente organizado por Laura, consistió en la elaboración de tres tipos de panes diferentes, dividiéndonos asimismo nosotros en tres grupos con sus correspondientes maestras: Laura, Reme y Oli. Los panes en cuestión fueron los siguientes: pan cateto, pan de cerveza negra y avena y pan integral con pasas y nueces.
Aquí podéis ver las fotos de las mesas de trabajo y en la última me podéis ver peleándome con la masa 
Y el día transcurrió así entre amasados, levados y muchas muchas conversaciones y risas. La que está con las manos en la masa aquí es Laura, una artista del pan 
Y estas son dos de mis compis del grupo de trabajo Olimpia que está amasando y Ceci vigilando
En este grupo de fotos podéis ver la cara de expectación ante el horneado del primer pan que fue el de mi grupo 
Pero para que no penséis que todo fue coser y cantar mirad como quedó el pan, y es que todavía no le habíamos cogido el truquillo a los hornos y este pobre por ser el primero pagó el pato, aunque cuando le quitamos un poco lo quemado quedó estupendo y de hecho fue uno de los que nos comimos con el almuerzo. En la foto también podéis ver a Reme con un pan que es casi más grande que ella seguida de Laura
Y no penséis que todo fue trabajar porque cuando llegó la hora de comer la mesa se convirtió en un desfile interminable de platos que cada uno de nosotros llevó y de los que os dejo las fotos de algunos de ellos (entre tanto hablar y comer algunos platos no los fotografié). Os podéis imaginar lo bueno que estaba todo…
Y más comida
También hubo postres en abundancia…
Pero sobre todo hubo un ambiente estupendo que hizo que nuestros panes tratados con tanto mimo creciesen y se convirtiesen en estas hermosuras
En este bodegón no están todos los que son (horneamos 9 panes enooooormes!!!) pero son todos los que están
Además hubo sorteo de: harinas de El Amasadero que fue quien nos suministró todas las harinas del taller, habicholillas del huerto del padre de la anfitriona y más cosas. Bueno, sorteo con tongo porque a mi me tocó un kilo de harina integral de centeno pero a Mª Cruz sospechosamente le tocó el banetón que era el regalo más deseado y no diré más al respecto…(jajajaja), y además Lidia, a la que no conocía y que es un encanto, nos regaló limoncello casero hecho por ella así que me pasaré por su blog para ver si me atrevo a hacerlo.
Por último deciros que quería compartir con todos vosotr@s esta experiencia tan bonita de la que he aprendido muchísimo, y es que a veces las mejores cosas que te ocurren en la vida son por casualidad como es el caso de que entrase en este grupo de Pipirrana en el que he encontrado una gente estupenda y a l@s que desde aquí mando un beso y un abrazo muy fuerte. 
Print Friendly