Los niños en cuestiones de comida son especialistas en dejarte en evidencia porque
lo bastante que pienses “esto no les va a gustar” para que les guste, o bien le
gusta a un niño y es suficiente para que le guste al resto. Pues esto es
básicamente lo que me pasó el otro día con la tarta cuya receta hoy comparto
con vosotros.
Como tenía en casa peras en cantidad que me habían regalado decidí hacer esta tarta
para una barbacoa con los amigos, y la verdad, aunque hice dos porque éramos
muchos, pensé que quedaría bastante porque los niños no iban a querer.
El caso es que cuando fui a desmoldarlas dos de las niñas de mis amigos se
vinieron detrás a ver lo que iba a hacer y a preguntarme de que eran las
tartas. Les dije que eran de pera y que si las querían probar.
Muy dispuestas ellas me dijeron que si y no solo les gustó sino que repitieron, y
eso me hizo pensar al respecto de que parece que a los niños solo les gustan un
tipo determinado de tarta y muchas veces nos decantamos por ellas para no
complicarnos, cuando la realidad es que por lo menos a veces, como fue el caso,
te sorprenden y se sorprenden también ellos con sabores nuevos.
Dicho lo cual, espero que hagáis esta tarta tatin de peras que esta rica rica y que disfrutéis mucho del verano.

 

Ingredientes: (para un molde de 22cms. de diámetro)
8 peras que no estén excesivamente maduras, más bien enteritas
75 grs. de mantequilla
125 grs. de azúcar
1 lámina de hojaldre
Lo primero que os quería comentar es que el mismo molde metálico que he utilizado
para hornear la tarta es el que he usado para derretir la mantequilla y el
azúcar, pero si vuestro molde no es apto hacedlo en una sartén y luego lo
echáis en el molde para hornear.
Ponemos a derretir en el molde que luego utilizaremos para hornear (si es el caso como
os he explicado antes) la mantequilla con el azúcar a fuego suave.
Cuando se haya derretido añadimos las peras peladas, despepitadas y cortadas en cuatro
cuartos cada una de ellas.
Removemos bien para que se integren con la mantequilla y el azúcar.
Retiramos del fuego y tapamos con el hojaldre que tiene que estar en contacto con las
peras. Los bordes del hojaldre los doblamos y también los utilizamos, así tendremos una base más consistente.
Pinchamos el hojaldre con un tenedor para que no suba en exceso y metemos la tarta en el
horno precalentado con calor arriba y abajo, horneando a 180º durante unos 40 minutos
más o menos, hasta que veamos que el hojaldre está hecho.
Sacamos del horno y dejamos que se enfríe.
Una vez enfriada la tarta la metemos en la nevera al menos cinco horas antes de
consumirla para que se ponga fresquita, y casi mejor de un día para el otro.
Al momento de servir desmoldamos y lista para comer y disfrutar.
Print Friendly