Hoy os traigo un plato super reconfortante y con una
base que es un clásico creo que en la mayoría de las cocinas: el caldo de
puchero, si bien en la receta original se hace con caldo de pollo creo que le va estupendamente al caldo de puchero que lleva pollo igualmente.
Las ollas de puchero dan mucho de sí por la cantidad de
sopas, croquetas, etc. que podemos sacar de ellas así que esta es tan solo una
forma diferente de tomarnos un plato reconstituyente sobre todo para estos días
de frío y agua que estamos teniendo.
La verdad es que no había oído hablar del ajopollo hasta que la vi en el estupendo libro del más estupendo todavía cocinero Pepe
Oneto “Jaén, un paraíso gastronómico”, libro que rescata las recetas más
representativas de la provincia de Jaén como esta que es típica de la localidad
de Navas de San Juán.
La he adaptado un poco sobre todo en cantidades pero por
lo demás creo que he sido bastante fiel a la receta.
Espero que os guste.

Ingredientes:
1litro y 200 ml. de caldo de puchero o de pollo en la receta original
2 patatas
1 zanahoria
Media cebolla
2 ajos
15 almendras
1 rebanada de pan de barra
2 o 3 huevos, depende de los comensales
Aceite de oliva virgen extra
Sal
En
una sartén ponemos a pochar con un poco de aceite la cebolla troceada y los
ajos. Cuando estén tiernos apartamos y reservamos. Añadimos más aceite si fuera
necesario y sofreímos las almendras y el pan por separado. Finalmente trituramos
la cebolla y los ajos con las almendras y el pan y reservamos.
Echamos
en la olla rápida el caldo de puchero junto con las patatas peladas y troceadas
y la zanahoria igualmente pelada y troceada. Cerramos la olla y dejamos cocer a
potencia máxima durante 8 minutos.
Apartamos
y cuando la olla se haya enfriado la abrimos y añadimos el triturado que
teníamos reservado, cociendo de nuevo el conjunto durante unos minutos para que
los ingredientes se integren. Añadimos sal al gusto.

Finalmente
vamos añadiendo los huevos de uno en uno y cuando se hayan cuajado apartamos la
sopa del fuego y lista para comer y disfrutar.
Print Friendly