Esta es quizá una de las tartas más fáciles que he hecho en
mucho tiempo, y apta para principiantes de todas todas porque básicamente se
trata de batir, hornear y punto.
Aprovechando que todavía hay naranjas y los naranjos de mi
suegro están a tope decidí hacer esta tarta que junto con el limón la hacen un
bocado fresco y diferente, mezcla de orange y limon curd, esas cremas tan ricas
con las que muchas veces se rellenan bizcochos.
Si la acompañáis de una bola de helado de nata ya ni os
cuento lo rica que está.
Espero que os guste.

Ingredientes:
1 naranja
1 limón
3 huevos
1 vaso de los de agua de azúcar
130 grs. de mantequilla
1 lámina de pasta brisa
Lavamos muy bien la naranja y el limón y los troceamos sin
pelar en trozos pequeños.
Mezclamos con los huevos, el azúcar y la mantequilla que
tendremos a temperatura ambiente y batimos con la batidora hasta conseguir una
crema espesa y lo más fina posible. No os preocupéis si os queda algo grumosa.
Untamos un molde redondo con mantequilla y ponemos encima la
lámina de pasta brisa.
Echamos la crema reservada sobre la pasta brisa y horneamos
a 180º durante 30 minutos aproximadamente con calor arriba y abajo.

Una vez horneada sacamos del horno y esperamos que se enfríe
para comer y disfrutar.
Print Friendly