Esta receta es tradicional de la zona donde vivo, y se trata de una sopa de ajo con pan y “sorpresa final” o sopeo. 
Y es que sopas de ajo en España hay muchísimas: con algo de verdura, solo pan y ajo, con almejas, con algo de jamón serrano, con huevo, etc. Incluso esta receta tiene la versión de verano en la que al sopeo lo que se le añaden son verduras frescas picadas, ya me informaré cuando lleguen los calores.
Esta receta tiene dos partes: primero la sopa de ajo propiamente dicha aunque muy pastosa, con poco caldo o casi ninguno, y que me dicen se come acompañada de naranja, y la parte “sorpresa final” como yo le digo o sopeo, la que realmente me gusta de esta receta que está “de lujo” como dice una amiga mía, y consiste en parte de esa sopa mezclada con patatas fritas y huevos. 
Sencillo, contundente y buenísimo el sopeo.
Casi se me olvida, decir que esta receta me la ha dado mi suegra, gracias suegra, y está hecha a su manera porque imagino que habrá alguna que otra versión diferente de la receta. Si es así no tenéis más que decírmelo.
El sopeo intacto antes de partir los huevos
El sopeo con los huevos ya rotos y a punto de comérnoslo
Ingredientes:
(para 4 o 5 personas)
7 patatas medianas
5 huevos
7 rebanadas grandes de pan duro tipo rústico o cateto (o una barra y media de pan) 
5 ajos cortados en láminas para la sopa
2 ajos cortados en láminas para freir los huevos
6 o 7 vasos de agua
8 cucharadas de aceite para la sopa
Más aceite de oliva para freir los huevos y las patatas
Para la sopa: se dispone en una sartén grande o en una olla el aceite y los ajos y se sofríen un poco. A continuación añadimos el pan cortados en trozos pequeños y lo mezclamos bien. Seguidamente vamos añadiendo poco a poco el agua hasta que veamos se que se va integrando con el pan. Añadimos la sal al gusto y seguimos mezclando mientras cuece la sopa y dejamos tan solo unos 5 o 6 minutos, apartamos y reservamos.
Como ya he comentado anteriormente se le llama sopa pero realmente se queda más bien casi como una masa.
Aparte pelamos, troceamos las patatas en bastones y las freímos. Una vez fritas reservamos.
Finalmente se ponen en una sartén los ajos laminados con aceite y se fríen los huevos junto con los ajos.
Ponemos en una fuente unos tres cazos (de los de repartir la sopa) de sopa, encima las patatas fritas y encima los huevos fritos con los ajos y ya tenemos listo el sopeo.
El resto de la sopa se reparte entre los comensales y se come con naranja que dispondremos en un plato troceada para ir pinchando.
Print Friendly, PDF & Email