Aviso: esta es una entrada larga, relativamente mística y en la que no os paso una receta propiamente dicha. Lo explico:
Hará unos quince días una amiga me dijo que si quería masa madre para hacer el bizcocho de las Carmelitas Descalzas de Sevilla. Casi impulsivamente le dije que sí aunque no lo había probado, y es que no voy a descubrir yo ahora la tradición culinaria y repostera que tienen las monjas en nuestro país, así que muy agradecida acepté la masa madre para hacer el bizcocho.
Junto con el bizcocho venían las instrucciones para hacerlo, tratándose finalmente de una cadena en la que esa masa madre se multiplica por tres y el día que haces el bizcocho se regala a su vez a tres personas masa madre deseándole así suerte y salud. Que bonito ¿verdad?. Generalmente no me gustan las cadenas de los e-mail en plan tienes que enviar esto o aquello a no se cuantas personas pero esta cadena me pareció muy bonita.
Las instrucciones y la leyenda para hacer el bizcocho son las siguientes: 
“Es una muy antigua manera de realizar un bizcocho y conocido era que la persona que te entregaba el vaso con la masa madre te deseaba suerte y salud.
Se requieren 10 días para su elaboración sin usar batidora y otros utensilios modernos.
La tradición dice que la masa te la tienen que dar y empezar la elaboración en jueves, para que el bizcocho esté listo el sábado de la siguiente semana.
JUEVES, se vierte el contenido del vaso en un recipiente mayor y se añade un vaso de azúcar y otro de harina (no se mezcla.)
VIERNES, se mezcla con una cuchara de madera.
SÁBADO, no se toca.
DOMINGO, no se toca.
LUNES, no se toca.
MARTES, se añade un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina (no se mezcla).
MIÉRCOLES, se mezclan con una cuchara de madera.
JUEVES, no se toca.
VIERNES, no se toca.
SÁBADO, se separan de la masa (masa madre) 3 vasos que se entregan a tres personas a las que se les desea salud y suerte.
AL RESTO SE LE AÑADE
2 vasos de harina
1 vaso o medio de azúcar (al gusto)
1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de leche
1 vaso de nueces o almendras troceadas
1 vaso de pasas sin hueso, enharinadas previamente
1 sobre de levadura
2 huevos enteros
1 manzana troceada
Una pizca de sal, canela y ralladura de naranja
Se mezcla todo con la cuchara de madera y se mete en el horno a 180º durante 40-45 minutos.
LA MASA NO SE GUARDA EN LA NEVERA”
A mi me dieron la masa madre un sábado y ese día empecé el bizcocho con lo que lo horneé ayer y estos son los resultados:
Este trozo estaba caliente y se me desmoronó un poco
El bizcocho ya frío
Me ha encantado hacerlo y también regalar la masa madre a dos personas más que seguirán esta cadena…, y digo dos porque me he equivocado en el número al separar los vasos de masa madre, pero bueno ha sido un error involuntario. 
En cuanto al bizcocho deciros que está buenísimo: la textura es bastante compacta y la superficie muy crujiente para ser un bizcocho, así que mi consejo es que si os quieren regalar masa madre de este bizcocho aceptadla sin dudarlo.
Por último comentaros que no se si porque he estado casi dos semanas pendiente del bizcocho y sabía que era una receta de las monjas no se me quitaba de la cabeza una canción de Carlos Cano que me gusta mucho que se llama “Alacena de las monjas”. La canción no me la se entera pero os escribo los trozos que no paro de tararear:
“En el convento de las esclavas de Santa Rita
andan las monjas dale que dale por la cocina
con las sartenes y las perolas en los fogones
y las tinajas llenas de tortas de chicharrones.
El torno rueda, rueda que rueda “Ave María”
y la tornera: “Pues sin pecado fue concebida”
“¿Que quieres niño?” “¿Tiene usted dulce de calabaza?”
“Recién salidos, da gloria verlos como la escarcha”….
Y el estribillo:
“Alacena de las monjas
que te dan gloria bendita
pastelillos de toronja y dulce de leche frita
se dice que fue la virgen que en sueños se apareció
a la madre superiora y esta receta le dio:
medio kilo azúcar blanca
agüita del avellano
y al perol la calabaza
tres Salves, y un Padrenuestro y la gracia de tus manos,
tres Salves, y un Padrenuestro y la gracia de tus manos…”

Print Friendly, PDF & Email