Hoy en día no hay excusa para no hacer un potaje, porque si no tenemos tiempo para darle dos horas de cocción encontramos en el mercado las legumbres ya cocidas, porque en la mayoría de las casas hay ollas rápidas, etc.
Esta receta la he hecho por un lado aprovechando un bote de garbanzos cocidos que tenía en casa desde hace tiempo, y por otro lado porque me ha venido a la cabeza la receta de la salsa boloñesa que lleva cebolla, apio, zanahoria, tomate y más ingredientes que no he utilizado.
Ingredientes:
( para 2 o 3 personas)
400 grs. De garbanzos cocidos ( los he usado de bote)
1 lata de tomates enteros pelados de 800 grs. 
1 zanahoria grande
1 rama de apio
Media cebolla
1 hoja de laurel
1 cucharada rasa de azúcar
Media pastilla de caldo de verduras
1 ajo grande
1 cucharadita rasa de orégano
1 puñado de espinacas frescas troceadas
Sal 
Aceite de oliva
En una olla echamos un chorreón de aceite y se hace un sofrito con la zanahoria pelada, la rama de apio y la cebolla, troceando muy pequeñas todas las verduras. Añadimos el laurel y un poco de sal.
Cuando las verduras ya han tomado un poco de color añadimos la lata de tomate con el caldo incluido y con la paleta o cuchara de madera le vamos dando a los tomates para irlos troceando. Añadimos el azúcar, ponemos la tapadera a la olla rápida y cocemos a tope de presión durante unos diez minutos. Si utilizamos una olla normal se debe añadir un vaso de agua y dejar cocer hasta que las verduras estén tiernas y el tomate se haya deshecho un poco. 
Cuando haya bajado la presión de la olla, la abrimos y añadimos los garbanzos escurridos del líquido que traen en el bote, la media pastilla de caldo y el majado que haremos en el mortero machacando el ajo con el orégano y un poquito de aceite, y dejamos hervir todo junto a fuego medio unos diez minutos.
Pasado ese tiempo añadimos las espinacas y volvemos a tapar la olla hasta que se hayan cocido ( unos cinco minutos) rectificamos de sal el potaje y listo.
Print Friendly