Tenía
puestos garbanzos en remojo para hacer acelgas sofritas con ajos y garbanzos,
pero finalmente no pude hacer la receta porque las acelgas iban a ser unas que
me habían guardado y que al final, y resumiendo, no llegaron a tiempo para la
comida.
Como
ya tenía los garbanzos puestos en remojo me fui directa a la nevera a ver con
que los podría cocinar al día siguiente, y encontré en el congelador una sepia
y unas gambas que había comprado hacía un par de semanas para hacer una fideuá
y que al final tampoco cociné.
Me
acordé que mi madre hace un potaje riquísimo con habichuelas, calamares,
almejas y gambas y pensé en cambiar los ingredientes por los que tenía a mano y
cocinar un potaje parecido al de ella.
Así
que aquí tenéis este delicioso plato que no tenía pensado hacer pero que
finalmente resultó rico rico, vaya, los platos casi limpios se quedaron.
Espero
que os guste.

Ingredientes:
(he
utilizado la olla rápida para la elaboración)
400
grs. de garbanzos remojados previamente durante 12 horas, el peso en seco será
inferior pero como os he explicado más arriba no los pesé en seco
Agua:
la medida es una y media de agua de la medida de los garbanzos, es decir, echo
los garbanzos en un cuenco y añado a la olla una medida y media de agua de lo
que ocupen los garbanzos en el cuenco
1
sepia mediana limpia
150
grs. de gambas arroceras
Medio
pimiento rojo
1
cebolla pequeña
3
ajos
1
hoja de laurel
1
tomate pequeño
Colorante
alimentario
Sal
3
cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Echamos
en la olla rápida los garbanzos, el agua, la sepia entera, el pimiento, la
cebolla entera pelada, los ajos con la piel, el laurel, el tomate entero y el
aceite.
Cerramos
la olla y cocemos al máximo de potencia durante 25 minutos.
Pasado
ese tiempo apartamos la olla del fuego y dejamos que pierda la presión sin
abrir.
Finalmente
perdida la presión abrimos la olla.
Sacamos
la cebolla, el pimiento, el tomate y los ajos (a los que quitaremos la piel) y
batimos con la batidora añadiendo de nuevo a la olla. Asimismo sacamos la
sepia, la troceamos y añadimos también a la olla.
Echamos
las gambas peladas, el colorante y sal al gusto, y volvemos a poner la olla al
fuego cocinando sin tapar durante otros 10 minutos a fuego medio para que
espese el potaje.
Pasado
el tiempo indicado apartamos y tenemos listo el potaje para comer, mejor de un
día para el otro porque así las legumbres toman más el sabor de todos los
ingredientes.

Ya
solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly, PDF & Email