Hay sabores que no sabes porqué se te quedan en la memoria para siempre, en mi caso no puedo hablar de uno solo. Lo cierto es que cuando era pequeña, no debería tener más de 10 años, una tía mía hizo un puding de café, almendras y galletas cuyo sabor todavía recuerdo.
La casualidad hizo que un día navegando por internet me tropezase con una especie de fichero de recetas de una asociación de mujeres (lástima que no me quedé con el nombre ni con referencia alguna) y me llamó la atención que había un montón de recetas de pudings. Una de esas recetas llevaba como ingredientes los mismos del puding de mi tia y me hizo tanta ilusión que lo hice inmediatamente.
Sin embargo aunque salió bueno, no era el sabor que yo recordaba y bueno, tendré que seguir probando.
En ese mismo recetario estaba esta receta que he retocado ligeramente en cuanto a cantidades y el resultado ha sido estupendo, además de ser un postre muy socorrido, fácil de hacer (va todo batido) y que cunde una barbaridad. 
Ingredientes:
5 huevos
3 vasos de leche entera
1 vaso de azúcar 
18 galletas
100 grs. de coco rallado
Caramelo líquido
Batimos con la batidora los huevos, la leche, el azúcar, las galletas y el coco.
Ponemos caramelo en una flanera alargada tipo puding y metemos al horno al baño María a 180º solo la parte de abajo durante 40 minutos más o menos, hasta que veamos que al pinchar está hecho. Para el baño María debemos poner agua en la bandeja del horno y luego poner encima el molde. Lo que suelo hacer es calentar previamente el agua en la hornilla antes de echarla en la bandeja del horno y así ahorro tiempo.
Finalmente sacamos el puding del horno y esperamos que se enfríe completamente antes de desmoldarlo.
Print Friendly, PDF & Email