Hace unos días compramos un panetonne de chocolate ( bizcocho típico italiano muy alto y estrecho de base) que se le antojó a mi marido. Después de que se nos pasara la euforia de “qué bueno está” quedó un resto que empezó a pasearse por la encimera de la cocina porque ya no teníamos más ganas de pastel.
Así que cansado de mover la caja del pastel de un lado a otro, mi marido decidió tirar lo que quedaba porque ya estaba duro a lo que me opuse frontalmente pensando que se merecía la oportunidad de reconvertirse en una receta y darle un digno final.
En estas me encontraba cuando me acordé de un pudding de pan que suelo hacer con restos de pan duro y que está muy bueno y así nació esta receta. Para que luego digan que las segundas oportunidades nunca fueron buenas.
Mientras escribo esta receta estoy escuchando la Lotería de Navidad y todavía no se si me ha tocado algo. De ilusión también se vive, y sino será el día de la salud que no es poco.
Ingredientes:
( he utilizado 7 moldes de flan pequeños)
120 grs. de panetonne
1 manzana rallada ( pelada previamente)
5 cucharadas rasas de azúcar
Ralladura de una naranja
1 rama de canela
3 huevos
2 vasos de leche entera o semidesnatada
Caramelo líquido
Se pone a cocer la leche con la ralladura de naranja y la canela. Cuando hierva se aparta, esperamos que esté templada y se cuela. Reservamos.
En un cuenco batimos los huevos con el azúcar. A continuación añadimos el panetonne desmigado y la manzana rallada. Por último añadimos la leche que teníamos reservada.
Ponemos caramelo líquido ( al gusto, a mi me gusta poner mucho) en la base de los moldes que vayamos a utilizar y echamos la mezcla.
Ponemos todos los puddings al baño María a 180º arriba y abajo unos 20 minutos aproximadamente.
Cuando estén hechos los sacamos del horno y los dejamos enfriar a temperatura ambiente hasta que los desmoldemos para comérnoslos. 
NOTA: podéis sustituir el panetonne por pan duro y añadirle si queréis un poco de chocolate rallado para darle un gusto a chocolate.
Print Friendly