No se si os pasa que a veces vais a comprar y os traéis cosas que no están en la lista de la compra, a mi me pasa mucho.
Ese fue el caso de este salmón. Fui un día al supermercado y la pescadería estaba llena de salmones a muy buen precio así que me traje uno casi entero cortado en rodajas, sin recordar por supuesto que al fin y al cabo tengo un congelador grande pero no industrial, esa fue la segunda parte…
Pero bueno bromas aparte y centrándome en la receta el caso es que últimamente no innovo nada en absoluto con el pescado, así que el otro día descongelé parte del salmón pensando en hacerlo de esta manera que es muy sencilla pero a la vez muy resultona porque le da a este pescado tan bueno un toque diferente que seguro os va a gustar.
Acompañé al pescado con una cebolla y un calabacín sofritos a fuego lento hasta que estuvieron tiernos.
Espero que lo hagáis y lo disfrutéis
Ingredientes:
(para 2 rodajas de salmón)
2 rodajas de salmón fresco
1 chorrito de whisky, como medio chupito
El zumo de media naranja
3 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de zumo de limón 
2 ajos picados
La cuarta parte de una cebolla picada
1 cucharada de aceite de oliva
Sal
Se pone a marinar el salmón con todos los ingredientes menos el aceite y la sal.
Se tapa y se deja marinando durante unas cinco horas.
Pasado ese tiempo ponemos el aceite en una sartén y añadimos el salmón marcando a fuego fuerte.
Bajamos el fuego y añadimos la mitad de la marinada colada, dejando que reduzca. 
Añadimos sal al pescado con precaución porque la salsa de soja es muy sabrosa.
Damos la vuelta al salmón y terminamos de hacer.
Apartamos del fuego y servimos el pescado acompañado de un poco de mayonesa y unas verduras por ejemplo.

NOTA: el salmón se queda bastante tostado por el azúcar del marinado que se carameliza al cocinarlo.

Print Friendly, PDF & Email