Otra vez me he encontrado con que tenía patatas olvidadas en el carro de las verduras, y otra vez he pensado en aprovecharlas con la comida que quería hacer hoy cuyo ingrediente principal era el salmón.
Intento comer pescado azul por lo menos un par de veces a la semana y normalmente, por lo que menos en el caso del salmón, al final termino haciéndolo de la forma más ligera posible que suele ser a la plancha con verdura de acompañamiento y ocasionalmente alguna salsa.
Así que volviendo al hilo de mis patatas, he pensado que esta combinación no quedaría mal y así ha sido. No obstante, y aunque me ha gustado la receta con el queso emmental, creo que la próxima vez voy a utilizar otro tipo de queso más intenso tipo roquefort o queso azul por ejemplo.
El queso no está demasiado gratinado pero es que ya sabéis: sales del trabajo, llegas a casa, haces la comida, tienes que comer pronto para hacer otro montón de cosas o volver al trabajo…ya me desquitaré el fin de semana.  
Ingredientes:
(para 3 o 4 personas)
1 rodaja grande de salmón
3 o 4 patatas medianas
200 ml. de nata para cocinar
150 grs. de queso emmental rallado
Pimienta negra molida
Eneldo
1 cucharadita de aceite de oliva
Sal
Echamos en una sartén el aceite y marcamos ligeramente el salmón sin que llegue a hacerse. 
Quitamos la piel y espinas al salmón, lo troceamos y le añadimos la nata. Condimentamos con sal y un poquito de eneldo. Reservamos.
Pelamos y cortamos en rodajas finas las patatas.
Untamos una fuente apta para microondas con un poco de aceite de oliva o con mantequilla y ponemos en el fondo una capa de rodajas de patatas, salpimentamos y echamos por encima la mitad de la mezcla de salmón que teníamos reservada. Añadimos la mitad del queso rallado. Volvemos a repetir con otra capa de patatas y mezcla de salmón y terminamos con una capa de patatas.
Tapamos la fuente con papel film transparente al que haremos unos agujeritos para que transpire y metemos en el microondas a potencia máxima unos 20 o 22 minutos, hasta que veamos que las patatas están tiernas.
Sacamos la fuente del microondas, quitamos el papel film y añadimos por encima la otra mitad de queso rallado. Metemos en el microondas solo para gratinar unos 10 minutos aproximadamente. Sacamos del microondas y listo para comer.
NOTA: hemos acompañado el gratinado con un poco de mayonesa y una ensalada de lechuga iceberg.
Por supuesto podéis hacer esta receta en el horno convencional con la única modificación de no tapar la fuente con papel film transparente.
Print Friendly