Cuando era pequeña mi madre muy pocas veces hacía calamares rellenos porque tal y como ella suele decir son “un poco historiados”, refiriéndose con ello a que tienen un plus de trabajo por el hecho de limpiar los calamares, pero recuerdo que cuando los hacía me encantanban, me parecían un plato muy sofisticado (esa palabra la uso ahora porque con doce años fijo que no la decía) y el olor que dejaban en la casa cuando los cocinaba me hacía ir una y otra vez a la cocina a ver cuanto faltaba para que los terminase y poder comérmelos.
Ese gusto por los calamares rellenos lo sigo teniendo así que cuando me viene a la cabeza hacerlos tengo que irremediablemente ir a comprar los ingredientes y ponerme manos a la obra, si bien es cierto que como dice mi madre son un poco historiados así que intento que las ganas locas de cocinarlos me den en sábado que tengo algo más de tiempo.
Estos calamares que hoy os presento no son los que hacía mi madre, y digo hacía porque hace años luz que no he vuelto a probar los suyos, pero es una forma de cocinarlos que me encanta y al parecer también les gustaron bastante a mi cuñada Maribel y su pareja David que fueron nuestros invitados cuando los cociné la última vez, vaya, que no me dejaron ni uno para recordarlos al día siguiente. Es broma.
Espero que os guste la receta y que cuando tengáis algo de tiempo la hagáis, os va a encantar.
Sirviéndonos calamares…
Ingredientes:
22 calamares medianos-pequeños limpios, sin piel
13 gambones
6 lonchas de bacon
1 cebolla 
2 ajos
1 cucharada rasa de harina
Medio o un chupito de brandy
1 litro de agua
Colorante alimentario (opcional)
7 cucharadas de aceite de oliva
Sal
En primer lugar haremos un caldo con las cáscaras de los gambones, y para ello pondremos en una olla tres cucharadas de aceite de oliva y las sofreiremos aplastando bien las cabezas durante un par de minutos. Seguidamente añadiremos el agua y cuando empiece a hervir dejaremos cociendo durante unos siete u ocho minutos.
Pasado ese tiempo apartamos del fuego, colamos y reservamos el caldo.
Ahora toca rellenar los calamares con los gambones pelados y las lonchas de bacon, ambos bien picados. Rellenamos hasta la mitad del calamar más o menos para que no se salga el relleno al cocinarlos. Reservamos.
En otra olla pondremos el resto de aceite y sofreiremos la cebolla y los ajos, todo muy bien picado.
Cuando hayan tomado algo de color añadiremos la harina, le damos una vuelta para que se integre y seguidamente añadiremos los calamares.
Pasado un par de minutos echaremos el brandy y cuando el alcohol se haya evaporado, unos tres minutos, añadiremos tres cazos de los de repartir sopa del caldo de gambones que teníamos reservado.
Dejamos cocer a fuego medio durante unos 20 minutos probando de sal a mitad de la cocción y añadiendo el colorante en su caso.
Pasado ese tiempo apartamos del fuego y a comer y a disfrutar.
NOTA: no suelo utilizar las patas de los calamares pero igualmente las podéis usar en el relleno.
Print Friendly, PDF & Email