Hoy os traigo una torta de aceite típica de la localidad malagueña de Vélez-Málaga que me encanta desde que la probé la primera vez.
Tiene un sabor intenso a matalauva que me recuerda a los dulces antiguos de toda la vida, y como curiosidad os diré que no lleva huevo.
Si queréis probar un dulce diferente y bastante contundente probad sin duda a hacer esta torta porque os sorprenderá su sabor.
Espero que os guste.

 

Desayunando un trocito de torta

 

Ingredientes: (para las medidas utilizaremos un vaso de los de agua)
1 vaso de aceite de oliva virgen extra
2 cucharaditas colmadas de matalauva
1 vaso de leche semi o entera
1 vaso de azúcar
2 vasos y medio de harina
1 sobre de levadura
24 almendras crudas peladas
Un poco de azúcar para espolvorear por encima de la masa antes de hornear
En primer lugar calentamos en una sartén el aceite ligeramente y añadimos la
matalauva, dejamos un minuto más o menos a fuego suave y apartamos la sartén
del fuego. Esperamos que el aceite se enfríe antes de utilizarlo.
Aparte mezclamos la leche y el azúcar, añadiendo el aceite y la matalauva reservada.
Incorporamos la harina y la levadura a la mezcla y echamos en una bandeja de horno untada
con un poco de aceite.
Ponemos por encima de la masa las almendras y espolvoreamos con bastante azúcar.
Horneamos en horno precalentado a 175º con calor arriba y abajo durante unos 25 minutos, hasta que al pinchar la torta veamos que está hecha.

Una vez horneada sacamos del horno, esperamos que se enfríe y ya solo nos queda comer y disfrutar.

Print Friendly