Las tartas de queso y chocolate en mi casa literalmente vuelan.
Esta que hoy os presento la hice esta Navidad con ocasión de una cena de amigos que solemos tener siempre antes de la Nochebuena y en la que cada uno lleva lo mejorcito de su casa.
Aparte de esta tarta preparé un aperitivo que tengo pendiente de publicar, pero lo que de verdad gustó porque no quedó nada de nada fue esta tarta que además hice a petición del anfitrión que es otro “fósforo” de las tartas de queso. Se quedó muy disgustado cuando vio que no le quedó ni un trozo para el día siguiente.
La receta de esta tarta es de mi amigo José Carlos que actualmente estudia segundo curso de hostelería, así que como se que sigue el blog espero que cuando vea la receta publicada me “apruebe”. 
Con la cantidad de ingredientes que os doy para la base de la tarta salen dos bases así que si no tenéis pensado hacer dos tartas podéis congelar la mitad hecha una bola y envuelta muy bien en papel film transparente, así para la próxima ocasión ya tenéis la mitad del trabajo hecho.
Espero que la hagáis y la disfrutéis.
La tarta
Y el corte
Ingredientes:
Para la base (de cuya masa solo utilizaremos la mitad tal y como os he comentado antes):
125 grs. de mantequilla
250 grs. de harina
50 ml. de leche
80 grs. de azúcar
1 pizca de sal
Para el relleno:
450 grs. de queso blanco de untar
150 grs. de  chocolate blanco
150 grs. de azúcar
5 huevos
100 ml. de nata para cocinar
Mermelada de arándanos para la cobertura
En primer lugar haremos la base y para ello mezclaremos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente (o le damos un golpe de microondas) con el azúcar. Después añadiremos la leche, la harina y la sal y amasaremos hasta que los ingredientes estén bien integrados pero no exceso porque sino la masa se endurecería.
Espolvoreamos harina en una superficie lisa y extendemos la masa con un rodillo.
Untamos un molde (en mi caso era ovalado) con mantequilla y extendemos la masa, agujereando con un tenedor para que no se levante en exceso al hornear. Reservamos.
Ahora haremos el relleno y para ello mezclaremos el queso con el azúcar y añadiremos los huevos bien batidos. 
Mezclamos el chocolate con la nata y derretimos al baño María o bien en un cuenco en el microondas en intervalos de 20 segundos hasta que el chocolate esté fundido.
Añadimos el chocolate al resto del relleno mezclando bien y echamos por encima de la base que teníamos reservada.
Metemos la tarta en el horno que tendremos precalentado horneando durante unos 45 minutos a 180 º con calor arriba y abajo.
Pasado ese tiempo sacamos del horno y cuando la tarta esté templada echamos por encima la mermelada de arándanos.
Ya solo nos queda comérnosla cuando se haya enfriado.
Y disfrutar.
Print Friendly