No se ni las diferentes recetas de tartas de queso que tengo porque me gustan mucho y no digamos a mi marido.
Esta que hoy os presento la he sacado de una recopilación de recetas que me ha dejado mi amigo Juan Carlos que es maestro y en clase de adultos sus alumnas hicieron la recopilación, aunque yo le he añadido ralladura de limón y he cambiado el yoghurt natural normal por el griego para que le de más cremosidad.
Desde que tengo el blog mis amigos y familiares me pasan recetas o incluso me regalan libros de cocina para que cocine alguna receta para ellos y la ponga en el blog. Muchas gracias por darme más trabajo. Es broma.
Gracias de verdad. 
Y en cuanto a la tarta buenísima y muy fácil. Ya me lo diréis.
Ingredientes:
250 grs. de queso fresco
2 yoghurts griegos naturales
3 huevos
5 cucharadas colmadas de azúcar
1 cucharada colmada de Maicena (harina de maiz)
Ralladura de limón
5 cucharadas de mermelada de albaricoque (puede ser también de fresa o del sabor que más nos guste)
Separamos las claras de las yemas de los huevos y montamos las claras de manera que se queden espumosas y firmes. Reservamos.
Aparte batimos el queso con los yoghurts, las yemas, el azúcar, la harina y un poco de ralladura de limón (al gusto).
Incorporamos las claras montadas a la crema de queso de manera envolvente para que no se bajen se integren bien en la masa.
Echamos la masa en un molde untado con mantequilla y metemos al horno que tendremos precalentado a 180º arriba y abajo. Horneamos unos 20 o 25 minutos, hasta que veamos que al pinchar con una varilla (yo suelo utilizar los palillos de los pinchitos) sale limpia.
Por último sacamos el pastel del horno y echamos por encima la mermelada de albaricoque. Volvemos a meter en el horno para que se gratine un poco, aproximadamente unos 5 minutos, transcurridos los cuales sacamos del horno, dejamos que se enfríe y se compacte y a comer.
Print Friendly, PDF & Email