Si digo que llegar a dar con esta receta ha sido fácil he de decir que no.
A la vez he de decir que hacerla es fácil aunque laboriosa por eso la pongo hoy viernes, para que os entretengáis y disfrutéis el fin de semana.
Cada vez que hacía una tarta de fruta con crema pastelera quedaba muy bonita de aspecto pero cuando la cortaba la crema pastelera nunca quedaba cuajada, hasta que probando probando di con esta versión y desde entonces es la que hago siempre porque al cortar sí se queda cuajada y no se desparrama la crema.
Y como la receta lleva crema pastelera se la quiero dedicar a nuestra amiga Esther que el otro día me dejó un mensaje para ver como hacía la crema pastelera, mensaje que leí a los diez días desde que me lo dejó. Ya se que no tiene excusa el no haber contestado.
Así que Esther aquí te dejo y te dedico esta receta para que sepas como hago la crema pastelera, en este caso con gelatina para que quede cuajada y si quieres que sea más líquida solo tienes que quitar la gelatina y el agua en que se disuelve.
¡Ah! Esther se me olvidaba que te debo una tarta de limón desde hace (espera que cuente) creo que once años. Como pasa el tiempo.

 En molde cuadrado

En molde redondo.
Ingredientes
(normalmente utilizo un molde redondo de 20 cms. de diámtetro pero esta vez he utilizado 6 moldes redondos pequeños de 9 cms. de diámtero cada uno y un molde cuadrado pequeño)
Para la base:
75 grs. de mantequilla
2 cucharadas colmadas de azúcar
Media cucharadita rasa de levadura
1 huevo
5 cucharadas rasas de Maizena
5 cucharadas colmadas de harina
Para el relleno de crema pastelera:
3 yemas de huevo
6 cucharadas de azúcar
1 vaso y medio de leche entera o semidesnatada
1 cucharada de preparado para flan de sobre
Media cucharadita rasa de vainilla en polvo
10 grs. de gelatina neutra en polvo ( un sobre)
Una cuarta parte de un vaso de agua
Para adornar ( al gusto):
1 kiwi
Guindas
Piña en almíbar
Gelatina de fresa
Primero hacemos la base y para ello ponemos en un cuenco la mantequilla y la derretimos un poco en el microondas y sino en el fuego al baño María. Mezclamos la mantequilla con el azúcar, la harina, la Maizena, la levadura y al final el huevo y amasamos hasta formar una bola. Si vemos que le falta algo de harina se la añadimos.
Dejamos reposar la base una media hora y después la extendemos con un rodillo y la ponemos en el molde que habremos untado de mantequilla.
Se pincha la base entera de masa y las paredes con un tenedor para que no suba mucho y se mete al horno arriba y abajo a 180º unos 12 minutos, hasta que esté dorada. Reservamos mientras se enfría.
Antes de pasar al relleno decir que a veces lo que hago es que en vez de extender la masa de base con un rodillo lo que hago es poner la masa de base sobre el molde e ir extendiendo y moldeando con las manos porque la masa es muy moldeable y se extiende muy bien con las manos.
Pasamos al relleno y para ello comenzamos poniendo a hervir la leche con la vainilla y cuando empiece a hervir se aparta y se deja reposar unos 15 minutos.
Mientras se baten las yemas con el azúcar y el preparado de flan y por último vamos añadiendo la leche poco a poco hasta que todo esté bien mezclado.
A continuación ponemos esta mezcla al fuego hasta que empiece a espesar, tarda poco, y se aparta.
Una vez fuera del fuego se le añade la gelatina disuelta en el agua, se mezcla y se echa sobre la base que teníamos reservada hasta que cuaje.
Una vez fría la tarta se pone por arriba la fruta que nos guste en rodajas.
Por último se hace la gelatina de fresa conforme diga el paquete y cuando esté templada pintamos por encima la tarta con la gelatina, esperamos que se cuaje un poco más y listo.
Se desmolda cuando esté fría.
NOTA: normalmente cuando hago esta receta aprovecho y hago el doble de base y la congelo hecha una bola envuelta en papel film transparente. 
No nos desesperemos ni anticipemos en desmoldar porque cuando ya está completamente terminada y fría se desmolda bien.
Print Friendly