La semana pasada fue el cumpleaños de mi hermano Cristóbal y como habíamos quedado para comer el fin de semana decidí hacerle una tarta para celebrar su cumple con la familia y unos amigos. 
Primero pensé en hacerle una tarta con una cobertura un tanto especial, bien adornada, pero como no vivimos en la misma provincia y teníamos que ir de viaje con ella con el consiguiente riesgo de que llegara hecha una ruina, finalmente me decidí por un bizcocho de chocolate con un relleno jugoso, y esa es la tarta que hoy os traigo al blog.
La tarta gustó mucho y de hecho me preguntaron que cuando la subía al blog así que aquí está.
A mi particularmente lo que más me gustó fue la cara de mi hermano cuando la vio porque no se la esperaba, eso me llenó más que cualquier otra cosa.
Te quiero “muchinnnnzimoooo” Cris, eres el más mejor hermano del mundo mundial!
El corte me salió regular pero no me pude parar a hacer más fotos porque había que comerse la tartaaaa!
Ingredientes:
(utilicé un molde de 32 cms. de diámetro)
6 huevos
120 grs. de almendra molida
100 grs. de harina
200 grs. de azúcar
100 grs. de mantequilla
150 grs. de chocolate de cobertura
10 grs. de levadura
Relleno:
Medio bote de mermelada de fresa, quizá un poco más
400 ml. de topping y si no lo encontráis de nata para montar, y recordad que si utilizáis nata debéis añadirle un par de cucharadas colmadas de azúcar
Cobertura:
200 grs. de chocolate negro de cobertura
200 ml. de nata para montar
(Para elaborar esta tarta he utilizado la Kitchen Aid pero si no tenéis pues ya sabéis con el batidor de varillas eléctrico, o a mano y a hacer ejercicio).
En primer lugar haremos el bizcocho y para ello empezaremos separando las claras de las yemas de los huevos. Reservamos las yemas.
Montamos las claras a punto de nieve con la mitad del azúcar, como si fuera para merengue hasta que estén firmes. Una vez firmes las reservamos.
Fundimos a continuación el chocolate al Baño María o en el microondas a intervalos de 30 segundos. Reservamos para que se temple un poquito.
Batimos la otra mitad del azúcar con la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente, como en pomada y añadimos el chocolate fundido. Seguidamente vamos añadiendo las yemas de una a una y sin dejar de batir para que no se nos corte la preparación.
A continuación añadimos las almendras molidas, mezclamos y dejamos de batir para añadir ya a mano las claras que incorporaremos con movimientos envolventes de arriba a abajo para que no se nos baje mucho la preparación.
Después incorporamos la harina y la levadura tamizadas sobre la mezcla y las mezclamos tal y como hemos hecho con las claras, con movimientos envolventes.
Untamos de mantequilla un molde desmoldable y ponemos papel de horno en el fondo para que no se pegue después el bizcocho, untando también el papel con mantequilla. Echamos la mezcla en el molde y horneamos a 160 grados durante unos 40 o 50 minutos con calor arriba y abajo y en horno ya precalentado. Sacamos una vez horneado y esperamos que se enfríe antes de desmoldarlo.
Una vez frío lo cortamos en 3 discos y rellenamos cada disco con una capa de mermelada de fresa y el topping montado o la nata montada con el azúcar, tal que así
Igualamos con una lengua de cocina los filos del bizcocho para que no nos queden huecos a la hora de echar la cobertura.
Finalmente derretimos el chocolate con la nata en un cazo al fuego o en el microondas a intervalos de 30 segundos y una vez esté templada la mezcla la echamos por encima de la tarta.
Metemos en la nevera para que se enfríe la cobertura y sacamos un par de horas antes de consumirla.
Los adornos los dejo a vuestra imaginación…
Ya solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly