Ingredientes:
Para el bizcocho:
( He utilizado un molde rectangular de 24×32 cms)
Un yoghurt natural cremoso
3 huevos
1 vez la medida del yoghurt de azúcar
1 y media la medida del yoghurt de cacao ( he usado Nestle Gold cacao instantáneo)
1 y media la medida del yoghurt de harina
1 vez la medida del yoghurt de aceite de girasol
Medio sobre de levadura de panadería
Para el relleno:
Mermelada o confitura de mermelada de naranja ( yo he usado dulce)
Para la cobertura:
175 grs. de cobertura de chocolate
Una cucharada de mantequilla
Cinco cucharadas de leche
Tres o cuatro cucharadas de Cointreau
En primer lugar hacemos el bizcocho y para ello empezamos separando las claras de las yemas de los huevos. Montamos las claras a punto de nieve ( como si fueran para merengue) con un pizca de sal y las reservamos.
Aparte batimos las yemas con el yoghurt y añadimos el azúcar, el cacao, el aceite, la harina y la levadura. Por último añadimos las claras mezclando bien de arriba a abajo con movimientos envolventes para que las claras se introduzcan bien en la mezcla.
Untamos bien de mantequilla y espolvoreamos con harina el molde y echamos la masa del bizcocho. Lo metemos en el horno precalentado a 180 grados solo la banda de abajo durante una media hora aproximadamente ( se cuece pronto y sube poco).
Cuando se enfríe lo desmoldamos y esperamos que se enfríe.
Cuando se haya enfriado echamos un poquito de Cointreau por encima y la mermelada de naranja.
Después cortamos el bizcocho por el lado ancho en tiras de una anchura de dos dedos aproximadamente. Luego cada una de esas tiras las dividimos en dos partes iguales y las montamos una encima de la otra de manera que ya tenemos listos los pastelitos, y solo nos falta la cobertura que haremos derritiendo al baño María o en el microondas todos los ingredientes de la cobertura y recubriendo bien los pastelitos por todas partes.
Los metemos en la nevera para que cuaje un poco la cobertura, los sacamos, los adornamos y los servimos acompañados con más mermelada de naranja para acompañar.
Nota: como les pasa a algunos bizcochos están más buenos de un día para el otro cuando el bizcocho se asienta.
Print Friendly, PDF & Email