En el blog tengo publicada una receta de magdalenas de naranja que han tenido un considerable éxito entre seguidores, amigos y amigos seguidores en la sombra, estos últimos son los que no constan como seguidores pero me envían las fotos que hacen de las recetas que copian de mi blog. Ellos saben quienes son.
Gracias a todos ellos por hacer las recetas que con tanto cariño subo al blog.
Pues bien aquí os dejo otra receta de magdalenas hecha, según algunos, a horas intempestivas un domingo (las 8:00 h. a.m.). Pero es que por la mañana me suelo levantar con mucho ímpetu y tengo que aprovecharlo, y pensando en que me iba a tomar tranquilamente un café y que me apetecía algo dulce y que no tenía nada en la despensa me dije pues oye a hacer magdalenas.
Saqué la receta que hacía tiempo tenía ganas de hacer, y como tenía todos los ingredientes me puse a ello y de verdad que mereció la pena, tanto que no sabría cómo explicar lo buenísimas que están.
Ahora no se si me gustan más las de naranja o estas.
Gran dilema.
Mis magdalenas más cerca para que os entren ganas de ellas.
Ingredientes:
(para 18 magdalenas en cápsulas alargadas) 
4 huevos
7 cucharadas colmadas de harina
7 cucharadas colmadas de azúcar y un poco más para espolvorear
6 cucharadas de leche condensada
175 ml. de aceite de girasol
Un poco de ralladura de limón
1 sobre de gaseosa de repostería (la he comprado en Mercadona y el sobre trae como dos sobrecitos pequeños juntos, se usan los dos)
Un poco de canela para espolvorear las magdalenas por encima
En primer lugar batimos (a poder ser con el batidor de eléctrico de varillas) enérgicamente los huevos con el azúcar. A continuación añadimos batiendo después de cada incorporación: la leche condensada, el aceite, la harina, la gaseosa y la ralladura de limón.
Vamos echando la masa en las cápsulas de magdalenas, unas dos cucharadas colmadas en cada una o hasta un poco más de la mitad de las cápsulas.
Espolvoreamos por encima un poco de canela y azúcar en montoncitos.
Metemos al horno que tendremos precalentado a 180º arriba y abajo durante 7 minutos. Transcurrido ese tiempo subimos la bandeja del horno un poco más arriba para que se doren las magdalenas y dejamos otros 5 minutos.
Pasado ese tiempo las sacamos del horno, dejamos que se enfríen y a comer. 
NOTA: le he puesto a cada magdalena la cápsula de papel doble para que no se abriesen mucho en el horno y subiesen mejor.
Print Friendly