Como se pasan las semanas…es que ni te enteras.
Hoy me he dado cuenta de que era jueves y que quería subir una receta para que os animéis a cocinar este fin de semana y que mejor que un bizcocho para tomar con el café de la tarde, benditas tardes de sábado en las que se para un “poquito” el tiempo.
Además en esta época con el calor que empieza a hacer (bueno, que hace, porque ayer mi coche marcaba 28,5º, ¿donde estará mi bikini?) en esas tardes que os comentó te entra la “supermodorra” y te acuestas en el sofá solo un poquito, bueno y después un poquito más y ya se sabe te despiertas y quieres merendar, y ahí, justo ahí es cuando os coméis un trocito de este bizcocho que está para chuparse los dedos.
La receta la he versionado de la original que es del cocinero inglés Jaime Oliver, cocinero que me encanta por la naturalidad que tiene al cocinar y lo bien que lo explica todo. Y la he versionado además bastante porque el sirope lo he hecho un poco más ligero y además en la receta original se utiliza sidra en vez de zumo de naranja porque era el producto típico de la zona donde cocinaba la receta.
Como no tenía sidra en casa he utilizado el zumo de naranja que le queda de lujo porque además le da un color precioso al bizcocho.
Le he puesto de nombre bizcocho al revés porque la parte de abajo del bizcocho es finalmente la de arriba cuando se desmolda.
De verdad de la buena que está muy bueno y jugoso y sino hacedlo y me decís.
Disfrutad del fin de semana y de las siestas…
El bizcocho antes de trocearlo
Ingredientes:
Para el sirope:
100 grs. de mantequilla
100 grs. de azúcar
1 cucharada de miel de caña
Media cucharadita de canela molida
Media cucharadita de genjibre rallado
2 o 3 clavos de olor molidos
2 manzanas grandes tipo golden (de las amarillas)
Para el bizcocho:
100 grs. de mantequilla
125 grs. de azúcar
225 grs. de harina
2 huevos
La ralladura y el zumo de una naranja
1 sobre de gasificante de repostería
En primer lugar hacemos el sirope y para ello ponemos a derretir en una sartén la mantequilla junto con el azúcar, la miel y las especias. Cuando ya esté todo bien derretido dejamos hacerse un par de minutos y añadimos las manzanas sin el corazón y con la piel troceadas en 8 trozos, como si fueran gajos para que nos entendamos. Dejamos que se cocine a fuego lento por espacio de unos 10 minutos. Pasado ese tiempo apartamos y reservamos tapado.
A continuación hacemos el bizcocho y para ello mezclamos la mantequilla (a temperatura ambiente o levemente pasada por el microondas para que se derrita) con el azúcar. Añadimos el zumo y la ralladura de la naranja, los dos huevos batidos, la harina y el gasificante y mezclamos bien. 
Ponemos papel de horno en el fondo de un molde redondo untado con mantequilla y echamos el sirope y las manzanas que teníamos reservado.
Echamos por encima la mezcla de bizcocho que quedará bastante espesa. Extendemos bien.
Metemos en el horno que tendremos precalentado a 180º las dos bandas y horneamos durante una media hora, hasta que al pinchar veamos que el bizcocho está hecho.
Sacamos del horno y cuando esté templado desmoldamos, quitamos el papel de la base y esperamos que se enfríe para comer y disfrutar.
Print Friendly