Desde
que mi amiga Laura de Cocinax2 publicó su bizcocho de kumquats o naranjas de la
china estaba antojadísima de hacerlo.
Un
día fuimos a comer a casa de mis suegros y habían comprado un arbolito de esta
fruta así que sin más les pregunté si podía hacerle al arbolito una pequeña
“recogida de la cosecha”, y esos fueron los kumquats que utilicé para hacer
este riquísimo bizcocho.
Aunque
de aspecto los kumquats se asemejan bastante a naranjas pequeñas no se parecen
a estas en el sabor, además se suelen comer enteros con la piel pero teniendo
cuidado porque tienen algún que otro hueso en su interior.
He
variado la receta respecto a la de Laura porque cuando me puse a hacer el
bizcocho me di cuenta que no tenía levadura. Además le he añadido un poco de
leche y de azúcar, que en casa somos muy golosos.
Animaros
a hacer este bizcocho y como siempre espero que os guste.
Ingredientes:
3 huevos
250 grs. de azúcar
250 grs. de harina
100 grs. de leche
2 sobres dobles de gasificante
200 grs. de kumquats
100 grs. de aceite de oliva virgen extra
Trituramos los kumquats con la piel y
eliminando los huesos que pudieran tener. Reservamos.
Batimos los huevos con el azúcar hasta que
doblen de tamaño o por lo menos hasta que veamos que la mezcla se ve esponjosa
por lo que estará bien que os ayudéis de unas varillas eléctricas.
Añadimos a continuación los kumquats sin
dejar de batir.
Después añadimos la leche y el aceite y
continuamos batiendo.
Por último incorporamos la harina y el
gasificante y mezclamos esta vez a mano sin las varillas eléctricas con
movimientos envolventes hasta que la harina esté bien integrada.
Untamos un molde con aceite de oliva y
echamos la mezcla.
Horneamos en horno precalentado durante
unos 35 minutos a 180º con calor arriba y abajo.
Sacamos del horno y dejamos enfriar
completamente antes de desmoldar.

Una
vez frío ya solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly