Como ha hecho estos días de calor tan intenso que casi parecía verano, ayer por la tarde fui con unos amigos a la playa para echar el rato como se suele decir.
La tarde se empeoró de manera que hasta nos cayeron algunas gotas y tuvimos que volvernos antes de tiempo, y es que estamos en primavera. 
Así que iba yo tan contenta diciendo pedazo fotos de la playa que voy a hacer y pensando además en poner alguna en el blog, y al final tan solo pude hacer esta foto en la que aunque no aparece el sol creo que igualmente transmite algo de la tranquilidad que a mi por lo menos me aporta ir a la playa y ver el mar.
Como el día de ayer dio para hacer más cosas aparte de ir a la playa, aquí os dejo el bizcocho que hice por la mañana y es que qué sería de un fin de semana sin un postre casero.
Me ha gustado mucho la cobertura que aunque parece un tanto descuidada está hecha así a propósito porque le da una pinta más rústica.
Por último os tengo que decir que el bizcocho es muy pero que muy ligero y que aunque yo lo hice por la mañana no se compacto para cortarlo bien hasta por la tarde, así que si lo hacéis de un día para otro queda perfecto.
Ingredientes:
(casi todas las medidas las he tomado a partir de un vaso de los de agua)
1 vaso de harina de fuerza
1/4 del vaso de harina normal
Medio vaso de cacao en polvo
6 grs. de levadura en polvo
100 grs. de mantequilla
2/3 del vaso de azúcar
1/4 del vaso de agua
Medio vaso de mermelada de arándanos
2 huevos
Cobertura:
4 cucharadas de mermelada de arándanos
75 grs. de chocolate blanco
Gotas de chocolate (opcional)
Se ponen en un cazo al fuego la mantequilla junto con el azúcar, el agua y la mermelada. Cuando se haya fundido todo bien, pero sin que llegue a hervir, se aparta del fuego y se echa en el cuenco donde seguiremos añadiendo los ingredientes.
A continuación añadimos los dos tipos de harina, el cacao y la levadura, mezclamos e integramos y por último añadimos los dos huevos batidos.
Echamos la masa en un molde untado con mantequilla y metemos en el horno precalentado a 180 º solo la parte de abajo durante unos 35 minutos más o menos, hasta que al pinchar veamos que está hecho.
Una vez hecho, sacamos del horno y dejamos que repose en el molde unos diez minutos. A continuación desmoldamos y untamos la superficie con la mermelada.
Por último fundimos en el microondas o al baño maría el chocolate blanco y lo echamos por encima de la superficie del bizcocho mezclándolo con la mermelada. Podemos añadir también las gotas de chocolate para decorar y listo para comer.
Print Friendly, PDF & Email