Aunque a fecha de hoy no tengo intolerancia a ningún alimento, nunca se sabe, me toca de cerca el tema porque si tengo dos cuñadas recientemente diagnosticadas de celiaquía, intolerancia al gluten.
En honor a la verdad este bizcocho no lo hice para ellas pero tengo pensamiento de hacérselo, porque aunque hoy en día se puede encontrar un gran abanico de alimentos sin gluten, también es verdad que gusta poner en la sobremesa de la comida familiar un bizcocho que lo puedan comer sin problema.
Es muy fácil de hacer y como no lleva harina sino almendra molida se queda súper jugoso, sino hacedlo y me contáis.
Espero que os guste.

bizcocho-de-almendra

Ingredientes:
Para el bizcocho:
150 grs. de mantequilla
200 grs. de chocolate negro de cobertura
250 grs. de almendra molida
250 grs. de azúcar
6 huevos
4 cucharadas de ron de caña o de licor de cointreau (naranja)
Para la cobertura:
100 ml. de nata para cocinar
125 grs. de chocolate negro de cobertura
2 cucharadas de ron de caña o de licor de cointreau (naranja)
1 cucharada rasa de café soluble instantáneo que ayudará a reforzar el sabor del chocolate
Comenzamos haciendo el bizcocho y para ello mezclamos la mantequilla y el chocolate y lo fundimos al baño María o bien en el microondas a intervalos de 20 segundos cada vez y removiendo hasta que veamos que se ha mezclado bien el conjunto.
Añadimos a la mezcla templada de chocolate la almendra, el azúcar y el licor, e incorporamos los huevos batidos de uno en uno, no añadiendo el siguiente hasta que el primero no esté bien integrado sino se nos cortará la mezcla.
Untamos de mantequilla un molde y ponemos papel de horno en el fondo también untado de mantequilla. Añadimos la mezcla y horneamos en horno precalentado durante unos 40 minutos aproximadamente a 180º con calor arriba y abajo. Pinchamos para ver si está listo.
Una vez horneado sacamos del horno y esperamos que se enfríe completamente antes de desmoldarlo.
Para hacer la cobertura mezclamos la nata con el chocolate y el ron y lo calentamos en un cazo a fuego lento hasta que veamos que el chocolate se ha derretido e integrado con la nata, sin que llegue a hervir. Apartamos del fuego y añadimos el café soluble.
Echamos la cobertura sobre el bizcocho y esperamos que se enfríe antes de comer y disfrutar.

Print Friendly, PDF & Email