Esta receta que os pongo hoy en el blog de verdad de verdad que merece la pena hacerla.
Casi siempre, más bien siempre, les digo a mis amigos cuando me preguntan por cómo se hace una receta que se hace de tal o cual forma y “que es muy fácil”, y ellos me responden que siempre digo lo mismo. Pues en este caso he de decir que es fácil pero laboriosa, aunque los resultados son tan buenos que compensa.
Además que qué tenéis que hacer un fin de semana aparte de dormir, descansar, salir, ver películas, dedicarle tiempo a la pareja (o a buscar tenerla), o salir con los amigos, o leer … pues cocinar,  porque con lo que cocinéis podéis sorprender a los amigos y pareja (o ayudar a encontrarla), comer mientras ves la peli, y después duermes y descansas.
En cuanto a la receta la he sacado de la recopilación de recetas que me dejó mi amigo Juan Carlos de sus alumnas, gracias otra vez. La verdad es que hay bastantes recetas prometedoras que espero ir haciendo.
Y sorpresa final: VIDEO de la receta para que veáis los pasos, que así es más fácil de explicar.
Ingredientes:
(para 17 bartolillos)
Para la masa:
21 o 22 cucharadas colmadas de harina de trigo aprox.
1 vaso de leche entera
1 sobre de levadura
100 grs. de mantequilla
4 cucharadas colmadas de azúcar
Para el relleno:
1 vaso de leche entera
1 cucharada de maizena
1 huevo
3 cucharadas colmadas de azúcar
Ralladura de 1 limón o al gusto si queréis poner menos
Rebozado:
Azúcar
Canela
Para la masa: en un cuenco mezclamos la leche con el azúcar y la mantequilla (previamente derretida que esté como en pomada). Veremos que parece que se corta la mantequilla pero no pasa nada porque después cuando empecemos a echar la harina se integra perfectamente.
Comenzamos a echar las cucharadas de harina y la levadura a la mezcla removiendo todo el rato. Añadimos harina hasta que veamos que podemos hacer una bola firme pero elástica para luego poder extenderla. Dejamos reposar en lugar templado durante 1 hora.
Mientras reposa la masa hacemos el relleno y para ello batimos con la batidora todos los ingredientes del relleno y lo ponemos en un cazo al fuego. Esperamos que espese sin dejar de remover porque sino se pega, apartamos del fuego en cuanto espese y deshacemos los grumos. Echamos en un cuenco y esperamos que se enfríe para ir rellenando los bartolillos.
Una vez ya tenemos la masa fermentada, la dividimos en dos. Extendemos una de las mitades en una superficie lisa espolvoreada con harina hasta que tengamos una lámina fina pero que podamos manejar, en el video lo vais a ver muy bien.
A continuación vamos poniendo cucharadas pequeñas colmadas de relleno separadas unas de otras unos centímetros de forma uniforme. Después con una brocha mojada en leche pintamos las separaciones del relleno para que al poner la otra mitad de masa que tenemos reservada se pegue con la de abajo.
Extendemos la otra mitad de masa y la ponemos por encima de la masa donde tenemos ya dispuestos los rellenos de crema, y con un cortador de pizza o con un cuchillo vamos cortando rectángulos que son nuestros bartolillos. Los bordes que nos queden de la masa los podemos volver a estirar para hacer más bartolillos (a mi me salieron 2 más de los bordes).
Con un tenedor pequeño marcamos todos los bordes de los bartolillos para que no se abran al freirse.
Por último los vamos friendo en abundante aceite mitad de girasol y mitad de oliva, los sacamos y escurrimos en una fuente con papel de cocina y seguidamente los rebozamos en la mezcla que tendremos hecha con el azúcar y la canela.
Los pasamos a otra fuente hasta que se enfríen y listos para comer.
NOTA: se conservan muy bien en una olla o lata grande tapada.
Print Friendly