Vaya
por delante que aunque me gusta hacer pan no soy ninguna experta en ello, por
eso cuando decido ponerme manos a la obra pido consejo a mis amigas blogueras
panarras, esta vez a mi querida Reme de cuyo blog Alsurdelsur he sacado esta
receta que podéis ver aquí.
Lo
que más me sorprendió de este pan es que es tremendamente tierno, y eso es
bueno y malo a la vez porque con tanta ternura y tanto “que bueno está este
pan” pues duró un asalto.
He
utilizado para el amasado la Kitchen Aid pero si no tenéis este u otro robot de
cocina que os haga el trabajo pues ya sabéis a mano y con paciencia, os aseguro
que el resultado merece y mucho la pena.
Lo
único a tener en cuenta es que el prefermento que lleva este pan tenéis que
hacerlo con 24 horas de antelación a la elaboración final de la receta, en mi
caso fueron 48 horas (por un pequeño despiste) y salió estupendo.
Mi
marido pillado “in fraganti”

Mirad
que pinta…
Ingredientes:
Para
el prefermento:
160
grs. de harina de fuerza
100
grs. de agua
2
grs. de levadura seca de panadero
2
grs. de sal
Para
el resto de la elaboración del pan:
385
grs. de harina panadera
25
grs. de azúcar
9
grs. de levadura seca de panadero
175
grs. de leche entera
35
grs. de agua tibia
10
grs. de sal
50
grs. de mantequilla a temperatura ambiente
En
primer lugar haremos el prefermento y para ello mezclaremos todos los
ingredientes y dejaremos reposar tapado una hora. Después metemos la mezcla en
la nevera y dejamos 24 horas, aunque en mi caso fueron 48 horas y quedó
estupendo. Sacaremos el prefermento de la nevera dos horas antes de hacer el
pan para que se atempere.
Para
hacer la masa del pan pondremos en la amasadora el prefermento y todos los
ingredientes descritos de elaboración del pan. El amasado tal y como antes os
indiqué lo hice con la Kitchen Aid en el 1, la velocidad más baja, y durante 10
minutos. Transcurrido ese tiempo retiramos la masa del vaso del robot y
amasamos a mano suavemente durante unos 2 o 3 minutos, dejando posteriormente
reposar tapada la masa hasta que doble de volumen, más o menos una hora.
Una
vez doblada la masa desgasificamos amasando a mano durante un par de minutos.
Después
metemos la masa en un molde metálico alargado previamente espolvoreado con
harina y pintamos la masa con agua. Tapamos y dejamos levar hasta que la masa
llegue al filo del molde, unos 30 minutos.
Precalentamos
el horno a 250º y una vez caliente metemos el pan y bajamos la temperatura a
180º horneando durante unos 35 minutos. Metemos también en el horno un cuenco resistente
al calor con un poco de agua para asegurarnos que haya suficiente humedad y que
el pan no se reseque.
Una
vez horneado el pan sacamos del horno, desmoldamos y ponemos sobre una rejilla
hasta que se enfríe.

Rico
rico.
Print Friendly, PDF & Email