Cocinar, para quienes nos gusta, tiene muchas satisfacciones pero probablemente una de las más grandes es que haciéndolo nosotros sabemos lo que comemos. Y es que no quiero ser más progre que nadie ni rasgarme las vestiduras en plan miro absolutamente todas las etiquetas de lo que entra en mi cocina aunque sí es cierto que intento en la medida de lo posible (tiempo, bolsillo, etc) saber qué es lo que como.
Al hilo de lo que os he comentado quizá por eso lo que más me gusta preparar en casa son los dulces, los bizcochos, las tartas, en definitiva la repostería. Saber que el bizcocho lleva huevo de verdad verdad y azucar y grasas de lo mejorcito de mi casa no tiene precio.
Pues en esas divagaciones andaba yo el día que hice estas galletas que hoy os traigo al blog.
Son unas galletas sencillas y muy fáciles de hacer porque no hay que estirarlas con rodillo ni nada de eso por lo que son aptas cien por cien para principiantes.
Así que ya sabéis si queréis hacer unas galletas como las de la foto solo tenéis que seguir los pasos de la receta y disfrutaréis de ellas tanto como nosotros.
Y ya sabéis somos lo que comemos así que echadle lo mejorcito de vuestra despensa.
Café, té…yo pongo las galletas
Ingredientes:
(salen unas 18 galletas)
115 grs. de mantequilla
150 grs. de azúcar moreno
1 cucharada de esencia de vainilla
1 huevo
Una pizca de sal
Media cucharadita rasa de levadura
200 grs. de harina integral de espelta
2 cucharadas de pepitas de chocolate de cobertura (o de trocitos de chocolate de cobertura)
Mezclamos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente con el azúcar moreno y la vainilla. Se sigue batiendo y se añade el huevo batiendo bien para que se incorpore.
A continuación se añade la sal, la levadura y la harina.
 Finalmente añadimos las pepitas de chocolate a la masa.
Después hacemos bolitas con la masa y las vamos poniendo en una bandeja de horno que habremos forrado con papel de aluminio untado con mantequilla. Dejamos un espacio de separación entre las bolitas y con los dedos vamos aplastando las bolitas que se quedarán con forma redonda aunque no uniforme, aquí os enseño como quedan:
Por último las metemos en el horno que tendremos ya caliente a 180º las dos bandas arriba y abajo unos 10 minutos aproximadamente.

Sacamos del horno, dejamos que se enfríen y a comer.
Print Friendly