Esta semana ha sido la feria del pueblo en el que vivo, bueno la feria se acaba esta noche, así que desde el miércoles he tenido un descontrol total y absoluto de comidas porque ya se sabe, que si vamos a tomar una cerveza, que si una tapa, etc., etc.
Y es que una ya no está para esto.
El viernes que fue fiesta local fui a comer con unas amigas a la feria y nos dieron las tantas y miles (aunque yo me retiré antes que ellas que sino me dicen que soy una mentirosa) y después, tan solo 15 minutos después de llegar a mi casa y ducharme (como si hubiese pasado por “boxes” como dicen en la Formula 1) me fui a cenar a la feria, y el sábado otra vez fuimos a comer a la feria con nuestros amigos.
Este es el traje de una de mis amigas que me gustó mucho y además prueba de que he estado en la feria
En fin que hoy después de tanto pinchito de feria y de tanto
pues no sabía qué hacer de comer, menos mal que anoche me vino una idea relámpago y puse los tomates secos a macerar en aceite de oliva por si hacía esta ensalada de pasta que finalmente he hecho. Ligera, sabrosa y con el toque especial que le da el guacamole que he podido hacer gracias a los aguacates ecológicos que me regala mi amigo Pablo.
Pues lo dicho, esta noche a ver los fuegos artificiales y mañana a hacer dieta de fruta.  
Ingredientes:
(para 6 personas)
8 puñados de pasta de espirales o la que más os guste
Una tortilla francesa de 2 huevos
3 tomates secos que habremos puesto a macerar el día de antes con 10 cucharadas de aceite de oliva
1 bola de queso mozzarella
Una cuarta parte de una barrita de fiambre de pechuga de pavo
1 lata de aceitunas negras
Media lata de maiz
3 o 4 pepinillos en vinagre 
Vinagre
Sal
Para el guacamole:
5 guacamoles pequeños
Media cebolla
1 guindilla
El zumo de medio limón
Sal
Comenzamos haciendo la ensalada que va con la pasta mientras se cuece la pasta y para ello picamos en trozos pequeños el pavo, la tortilla, los tomates secos, los pepinillos, las aceitunas y el queso y lo mezclamos con todo en el maiz. Aliñamos con sal, vinagre y 7 cucharadas de aceite de haber macerado los tomates.
Una vez escurrida la pasta la mezclamos con la ensalada y probamos de nuevo de aliño por si le faltara, al gusto, y ya tenemos lista la ensalada.
Por último hacemos el guacamole y para ello batimos con la batidora la pulpa de los aguacates con la cebolla y la guindilla. Añadimos sal y el zumo de limón y seguimos batiendo hasta que se quede cremoso y sin grumos.
Servimos la ensalada con el guacamole.
NOTA: debería haber añadido más tomates secos, creo que hasta 6 hubiera estado bien, pero no sabía si al resto de los comensales les gustaban y he decidido no arriesgarme. Al final si les han gustado.
Print Friendly, PDF & Email