¡¡¡Hemos pasado de las 10.000 visitas!!! Me parece mentira…y como, ya se que lo digo mucho, es de bien nacido ser agradecido os doy las gracias de verdad a todos/as los que hacéis que el contador de este blog suba hasta esta cifra y esperemos siga subiendo.
Pensando un poco en lo que significa para mi el blog he de decir que solo me da alegrías y satisfacciones. Me encanta que haya gente que me diga que se anima a meterse un poco más en la cocina para hacer algún plato, o me aconsejen sobre cómo hacer tal o cual cosa, o me digan que han hecho algún postre y les ha gustado mucho. Eso es lo gratificante, compartir.
Bueno que me estoy poniendo muy tonta con tanto sentimentalismo y yo quería hablaros de otras cosas.
Antes de entrar de lleno en la receta, os quería contar que el otro día estuvimos cenando en casa de una pareja de amigos y ella, que trabaja en una vinoteca, me enseñó varias cosas que llamaron mi atención pero esta que veis en la foto me pareció “lo más”
Es una especie de bolsa de plástico transparente y bastante fuerte a la que se le echa un poco de agua y cubitos de hielo y se mete dentro la botella correspondiente para irte a la playa (idea para la que fue concebida) a disfrutar de la bebida elegida. Total que la utilizamos para subir el vino a la terraza donde íbamos a cenar y me encantó como estaba dispuesta mi copa con el vino y decidí hacerle una foto, con la gran gran suerte de que Juan, nuestro anfitrión, es fotógrafo artístico e hizo esta maravilla de foto que me ha regalado. Muchas gracias. Y es que mira que hay objetos curiosos, utensilios de cocina y cosas varias relacionadas con la gastronomía en general.
Pues eso, que el verano da para mucho que si una cena con los amigos que si vamos a ir a tal o cual parte aprovechando el buen tiempo, y así surgió esta ensalada porque quería hacer algo sabroso, refrescante y además tener tiempo de irme un poco a la playa aprovechando que vivo muy cerca de ella. 
Lo único “laborioso” de la receta es hacer el escabeche y cocer las patatas porque lo demás es sencillo del todo. Yo hice todo eso por la mañana y la ensalada la hice para cenar.
Mientras hacéis el escabeche notaréis un olor super intenso a vinagre pero no os asustéis porque luego no tiene nada que ver con como sabe.
Así que ánimo y a sorprender con la ensalada, que según mi marido que es mi crítico más crítico, valga la redundancia, es una ensalada de nota 9 (el 10 me cuesta bastante con el).
Ingredientes:
(con esta cantidad cenamos seis personas como primer plato)
Para el escabeche:
400 de pechuga de pollo en filetes
3 ajos
1 hoja de laurel
1 clavo de olor
1 cucharadita rasa de pimienta negra en grano
1 zanahoria
Medio vaso de vinagre de vino blanco
3 o 4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
5 patatas medianas
5 o 6 puñados grandes de canónigos (es un tipo de verdura que se utiliza mucho para ensalada pero podéis utilizar otro tipo como lechuga)
3 tomates maduros
12 rodajas pequeñas de queso de cabra
Un puñadito de piñones
Crema de vinagre de jerez
Sal 
Aceite de oliva
En primer lugar hacemos el escabeche de pollo y para ello ponemos en una olla el aceite de oliva y añadimos los ajos pelados y partidos en dos, la pimienta, el clavo y la hoja de laurel. Sofreimos ligeramente y añadimos la zanahoria y seguidamente el pollo. Mezclamos bien hasta que el pollo no esté crudo y añadimos un poco de sal y el vinagre. Dejamos cocer un par de minutos a fuego fuerte y después a fuego medio-suave durante unos 10-15 minutos. Transcurrido ese tiempo apartamos del fuego y reservamos. El pollo debe estar preferiblemente templado o frío para esta receta por lo que os aconsejo hacerlo por lo menos 4 o 5 horas antes de hacer la ensalada.
Asimismo pelamos y cocemos las patatas enteras al vapor (así lo he hecho yo en la olla rápida) o con agua en olla convencional. Una vez cocidas esperamos que se enfríen y partimos en rodajas de medio o un dedo de grosor. Reservamos.
Tostamos ligeramente los piñones en una sartén sin dejar de remover durante un minuto más o menos.
Una vez que tenemos hecho todo lo anterior hacer la ensalada es coser y cantar, y para ello pondremos en una fuente los canónigos, encima las patatas en rodajas y encima los tomates, aliñando cada ingrediente con un poco de sal y aceite de oliva. Encima de los tomates ponemos el queso de cabra y por último en el centro el pollo en escabeche troceado con el escabeche escurrido de las especias y demás ingredientes.
Finalizamos echando por encima los piñones tostados y la crema de vinagre.
A disfrutar.
Print Friendly