Para mi si hay una fruta que verdaderamente representa el verano son los higos, no tanto porque me gusten, que me gustan y mucho, sino porque además me gustan las higueras cuando están llenas de higos y a su sombra escoges tranquilamente el siguiente que te vas a comer, y eso representa vacaciones…perdonad, es que estoy en pleno síndrome postvacacional o como se llame eso de que quieres que te toque la primitiva para no tener que tener ese dichoso síndrome.
En fin, que como este verano la higuera que tiene mi prima Anita en su finca estaba en pleno apogeo decidí hacer salsa de higos en cantidades industriales para congelar y para acompañar al pastel de pollo que hoy os presento igualmente como receta y que no desmerece para nada a los higos. 
La salsa queda muy suave y acompaña estupendamente al pastel de pollo sin tapar su sabor, así que animaros a hacer la receta y si no os gustan los higos, o no los encontrais ya pues podéis acompañar el pastel con alguna salsa que os guste o con un poco de all-i-oli que seguro le queda genial.
La higuera de mis amores y también la de los amores de mi padre que rinde buena cuenta de ella
Y también una chumbera
Y por supuesto la receta
Ingredientes:
Para el pastel de pollo:
1 kilo de carne de pechuga de pollo picada
100 grs. de bacon
3 lonchas de jamón serrano
100 grs. de pimientos del piquillo
Media cebolla
2 ajos
2 huevos
2 rebanadas de pan de molde sin la corteza
125 grs. de queso fresco
150 ml. de nata para cocinar
Pimienta negra molida
Sal 
Para la salsa de higos:
150 grs. de higos frescos pelados
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
1 vaso pequeño (100 ml.) de vino dulce
2 vasos pequeños (200 ml.) de agua
1 pastilla de caldo concentrado de carne
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal 
Elaboración pastel de pollo: en primer lugar troceamos el bacon, el jamón serrano, los pimientos, la cebolla, el ajo y el queso y lo trituramos junto con la carne de pollo, los huevos, la nata y el pan de molde hasta que se quede sin grumos y como una crema espesa e integrada. Aliñamos con un poco de sal y pimienta negra molida. Echamos todo lo batido en un molde alargado y alto untado con un poco de aceite o mantequilla y horneamos en horno precalentado a 180º solo con la banda de abajo durante unos 20 minutos y después con las dos bandas unos 10 minutos, o hasta que al pinchar veamos que esté hecho. Retiramos del horno y desmoldamos cuando esté frio.
Elaboración de la salsa de higos: sofreimos la cebolla y el ajo troceados hasta que la cebolla esté pochada y un poco transparente. A continuación añadimos los higos troceados y seguidamente el vino. Pasados un para de minutos añadimos el agua y la pastilla de caldo y dejamos reducir la salsa a fuego suave durante unos 10 minutos. Rectificamos de sal.
Por último batimos todo y volvemos a poner al fuego para que reduzca al gusto, un par de minutos, pasados los cuales apartamos del fuego. Ya tenemos hecha la salsa.
Finalmente desmoldamos el pastel de pollo cuando esté frio y lo cortamos en rodajas. Servimos con la salsa templada. 
NOTA: al sacar el pastel del horno veremos que habrá mucho líquido en el molde de todos los jugos que sueltan los ingredientes del pastel, no os preocupéis, tan solo tenéis que eliminarlo escurriendo un poco y listo.
Print Friendly