Y
seguimos con otra receta con cerezas porque estamos en plena temporada y porque
además la salsa que hoy os presento le va de lujo a la carne en este caso de
pato.
El
magret o pechuga de pato de esta receta, lo tenía congelado desde hace tiempo y
me lo encontré en el congelador el otro día ordenando un poco, y es que este
año me he propuesto no llegar a julio con esa tarea pendiente, la de ordenar el
congelador e ir utilizando y aprovechando los congelados antes de la vacaciones.
Espero
que os guste esta sencilla y rica propuesta que hoy os hago y si no os gusta el
pato pues hacedla con otro tipo de carne.

Ingredientes:
1
magret de pato de unos 500 grs.
250
grs. de cerezas
1
cebolla pequeña
1
vaso de los de agua de vino dulce
Medio
vaso de agua
Pimienta
negra molida
4
cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal
De
acompañamiento para este plato os aconsejo un arroz cocido y pasado por la
sartén con un poco de aceite, mantequilla, sal, pimienta negra y un poco de
romero
En
primer lugar haremos la salsa y para ello pondremos la cebolla a pochar en una
sartén con el aceite y un poco de sal y pimienta negra molida.
Cuando
la cebolla esté tierna añadimos las cerezas troceadas sin el rabito ni el hueso
y seguimos pochando a fuego medio durante unos cinco minutos, hasta que veamos
que las cerezas comienzan a soltar su jugo.
Echamos
el vino dulce y el agua y dejamos cocer a fuego medio durante unos ocho o diez
minutos.
Pasado
ese tiempo trituramos el conjunto y ya tenemos lista la salsa.
Reservamos.
Para
hacer el magret: comenzamos haciendo unos cortes en la grasa del magret y lo
ponemos en una sartén al fuego sin aceite marcando primero por el lado de la
grasa durante 5 minutos. Damos la vuelta, retiramos la grasa que haya soltado,
y cocinamos otros 5 minutos por el otro lado.
Pasado
ese tiempo salpimentamos, apartamos el magret y lo envolvemos en papel de
aluminio otros 5 minutos. Este paso es muy importante porque de esta manera el
magret se terminará de hacer en su propio jugo y nos quedará rosado y tierno.
Servimos
el magret troceado aprovechando los cortes que habíamos hecho en la grasa y
aparte ponemos la salsa para servirnos la cantidad que cada uno quiera.

A
comer y a disfrutar.
Print Friendly, PDF & Email