Hola a tod@s!
Me reincorporo al blog después de la Semana Santa en la que espero que os lo hayáis pasado muy bien, yo por mi parte no he parado entre procesiones y preparar y compartir comidas con familiares y amigos.
Pues ahora que probablemente ya estéis terminando la restos que os han quedado de Semana Santa os voy a proponer una receta nacida un poco de la casualidad unida a la curiosidad, y me explico.
Últimamente algunas de las recetas que estaba ojeando para hacer tenían como ingrediente común “cinco especias chinas”. Como no sabía en que consistía esa mezcla de especias y no tenía tiempo para investigaciones descartaba las recetas y punto. Pero claro la curiosidad mató al gato y un día me puse a investigar a ver que especias componían tan exótico ingrediente.
El caso es que no es más que una mezcla de especias que básicamente son clavo de olor, canela, semillas de hinojo, anís estrellado y pimienta de Sichuan y que se utilizan mucho en la cocina china. Representa los cinco sabores de la cocina china que son dulce, ácido, amargo, umami y salado. 
El sabor umami viene a significar algo así como sabor gustoso o delicioso y el término al parecer es japonés.
No os puedo dar más explicaciones porque probablemente me meta en un jardín que desconozco pero creo que con estas nociones tendréis la información básica para lo que es la receta en sí.
Por donde iba, a sí, el caso es que una vez dispuesta a hacer la mezcla de especias me doy cuenta que me faltaba la pimienta de Sichuan, que en Sichuan será muy típica pero que yo no he conseguido, así que decidí utilizar una mezcla de pimienta negra en grano y pimienta de Jamaica que tenía en casa, pero vaya, que si tampoco tenéis pimienta de Jamaica, que también será muy típica en Jamaica valga la redundancia, sed un poco alquimistas como hice yo y probad con la pimienta que más os guste.
El resultado ha sido una mezcla de cinco especias chinas personalizada que me ha gustado muchísimo.
El resto ha sido más fácil porque sino con tanta prueba que te prueba esta receta me hubiera llevado una semana. Simplemente pensé en hacer una carne en salsa con naranjas para mis refinadas y exóticas especias y el resultado me ha gustado bastante así que aquí vengo a compartir la receta con todos vosotros.
No hace falta toda la cantidad que os doy de especias para la receta así que el resto lo podéis guardar en un bote cerrado para otras preparaciones, yo creo que la próxima vez las utilizaré en algún adobo de carne para barbacoa. Seguiré investigando.
Ingredientes:
Para las hacer la mezcla de cinco especias chinas:
2 cucharaditas de semillas de hinojo 
6 anises estrellados
1 cucharadita de clavos de olor
1 cucharadita de pimienta de Jamaica
1 cucharadita de pimienta negra en grano
2 ramas de canela
Para la carne:
Medio kilo de lomo de cerdo en un trozo de la parte de cabezal que es más sabroso y tierno
200 ml. de zumo de naranja natural
1 chorreón de vino blanco (utilizo vino blanco fino)
2 cebollas medianas
2 o 3 cucharadas rasas de azúcar moreno
3 cucharaditas rasas de mezcla de cinco especias chinas
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal
En primer lugar haremos la mezcla de cinco especias chinas y para ello pondremos todas las especias en una sartén y tostaremos levemente, un minuto más o menos.
Apartamos de la sartén y esperamos que se enfríen.
Trituramos las especias hasta dejarlas lo más finas posibles, en mi caso utilicé un molinillo de café.
Echamos la mezcla en un bote y las tapamos.
Ya tenemos lista la mezcla de cinco especias chinas.
Seguidamente haremos la carne y para ello le añadimos sal y la marcamos en la olla rápida con el aceite durante un par de minutos hasta que no se vea cruda por fuera.
Añadimos a continuación las dos cebollas partidas en juliana y mezclamos bien.
Pasado un par de minutos añadimos el vino y cuando se haya evaporado parte del alcohol, otro par de minutos, añadimos las especias y el zumo de naranja.
Tapamos la olla rápida y ponemos a cocer a potencia máxima durante 20 minutos.
Pasado ese tiempo apartamos la olla del fuego y esperamos a que pierda la presión antes de abrirla.
Una vez abierta sacamos la carne y añadimos el azúcar a la salsa dejando reducir hasta que espese rectificando de sal.
Finalmente trinchamos la carne en filetes y añadimos la salsa por encima.
Lista para comer.
NOTA: la carne se trincha mejor una vez esté templada o fría así que también podéis esperar a que se enfríe para trincharla, añadiendo después por encima la salsa bien caliente.
Print Friendly, PDF & Email