Ahora que termina el fin de semana aquí os dejo dos recetas por una para empezar la semana con energía.
De las hamburguesas qué os voy a decir, que a casi todo el mundo le gustan y no digamos a los niños. Estas en concreto con el queso quedan muy buenas y suaves, y si os gusta otro tipo de queso no tenéis más que cambiarlo. La salsa que he utilizado para acompañarlas es de mojo picón y el sabor combina muy bien. 
En cuanto al trigo he de decir que para mí ha sido un descubrimiento. Es la primera vez que lo cocino y la segunda que lo como. Lo he usado de cultivo ecológico porque lo compré en la herboristería donde suelo comprar y es que me ha encantado. Me ha quedado más de medio paquete  y creo que no caerá en el olvido de la despensa porque me he quedado muy satisfecha con el sabor. 
Ingredientes:
(para 3 hamburguesas)
350 grs. de carne de ternera picada
Dos rebanadas de pan
1 huevo
60 grs. de queso roquefort
Ajo molido en especia
Pimienta negra molida
Leche
Sal
Salsa de mojo picón
Para el trigo:
1 vaso de trigo en grano
200 grs. de verdura troceada (he utilizado una bolsa de verdura de la que viene ya picada que traía pimiento rojo y verde, cebolla, puerro y apio)
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Para hacer las hamburguesas mezclamos la carne picada con el huevo batido y la miga de las dos rebanadas de pan remojadas en leche y escurridas para que estén blanditas. Aliñamos con sal, pimienta y un poco de ajo molido. A continuación cogemos una porción de la carne picada y le damos forma de hamburguesa con las manos. Ponemos en el centro un poco de queso roquefort. Hacemos otra hamburguesa de la misma dimensión y la ponemos por encima de la hamburguesa que tenemos con el queso. Ya tenemos lista la hamburguesa. Repetimos la misma operación hasta hacer tres hamburguesas. 
Las hacemos con un poco de aceite a la plancha primero a fuego lento y finalmente subimos el fuego para que se tuesten por fuera, apartamos y servimos acompañadas de salsa de mojo picón.
Para hacer el trigo (en mi caso no lo puse en remojo previo) echamos el trigo en la olla rápida con dos vasos de agua y dos cucharadas de aceite de oliva. Cerramos la olla y cocinamos a potencia máxima media hora. Apartamos del fuego y cuando se haya enfriado la olla la abrimos y vemos el punto de cocción que tiene que ser blando pero con un punto de que el grano esté entero. Escurrimos del agua y reservamos.
Aparte sofreímos en una sartén la verdura con las otras dos cucharadas de aceite a fuego fuerte para que no se quede demasiado hecha. A continuación añadimos el trigo, mezclamos bien y añadimos la sal. Probamos y rectificamos de sal si fuera necesario, apartamos del fuego y listo para comer. 
Print Friendly