Es tiempo de setas y eso se nota en las fruterías, a mi es que me encantan y no me puedo resistir a ellas, así que el
otro día que fui a la frutería solo a comprar unas manzanas pues resulta que salí de ella con una compra variada de setas, entre ellas boletus.
Cuando llegué a casa me di cuenta que tenía congeladas unas pocas de costillas de cerdo y algo de verdura en la nevera
y con un poco de esto y un poco de aquello salió este rico plato que hoy os presento.
Si os gusta todavía estáis a tiempo de prepararlo para el almuerzo de mañana, os aseguro que os sorprenderá el sabor
que tiene con tan pocos ingredientes.
Ingredientes:
(para 2 o 3 personas)
6 trocitos de costilla de cerdo
1 pimiento rojo
2 ajos
3 boletus
1 tomate rallado
180 grs. de fideos de fideuá
El doble de cantidad de agua de lo que
ocupen los fideos medidos en un cuenco
8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Colorante alimentario, opcional
Sal
Lo ideal de la fideuá es que salga bien finita así que os aconsejo que utilicéis una sartén baja y de base grande o bien una paella.
Echamos el aceite de oliva en la sartén y sofreimos las costillas hasta que estén doradas. Añadimos un poco de sal.
Incorporamos el pimiento rojo en tiras y sofreimos. Quizá durante la elaboración parte de los trozos del pimiento
vayan perdiendo la piel así que la podéis ir eliminando si queréis.
Cuando haya tomado algo de color añadimos los ajos pelados y picados y seguidamente las setas boletus cortadas
en tiras.
Las dejamos hacerse durante unos 3 minutos para que pierdan algo de agua y añadimos el tomate rallado.
Dejamos igualmente que se haga el tomate un par de minutos.
Seguidamente echamos los fideos y mezclamos bien con el sofrito para que se impregnen del sabor.
Añadimos el agua caliente, sal y algo de colorante y dejamos cocer durante unos 8 o 10 minutos a fuego fuerte hasta que veamos que están tiernos los fideos pero sin que se pasen.

 

Una vez terminada la fideuá apartamos
del fuego y ya solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly, PDF & Email