Yo no se si será porque ya mismo estoy de vacaciones y quiero dejar el congelador lo más vacío posible, o porque lo abro a ver si me encuentro con “sorpresas” ya cocinadas, que últimamente me estoy dando cuenta que casi todas las recetas son de algún ingrediente que encuentro en el congelador.
Tampoco os vayáis a pensar que mi congelador es de dimensiones desproporcionadas…
El caso es que allí, congelado y olvidado, se encontraba un hermosísimo codillo de cerdo en salmuera envasado al vacío que compré hace unos meses para hacer un caldo y después asar el codillo. Buenísimo.
Sin embargo con el calor que hace (para no salirse de la playa o piscina) no me apetecía un caldo, así que hice esta receta que gustó bastante y que puede ser un estupendo plato único acompañado de ensalada.
En el plato con su poquito de “socarrat” (lo que se queda al fondo de aspecto oscuro pero no quemado y que está muy sabroso).
Ingredientes:
Para el caldo:
1 codillo de 1 Kg. aprox.
Media col rizada (si no os gusta la col por el sabor tan intenso que tiene no se la añadáis)
1 patata
1 zanahoria
1 cebolla
1,5 litros de agua
Para el sofrito:
4 ajos
1 ñora
100 ml. de tomate frito
2 tomates de lata naturales enteros
5 cucharadas de aciete de oliva
Perejil
300 grs. de fideos de fideuá (los que son gorditos de forma curva y un hueco en el centro)
En primer lugar hacemos el caldo, en este caso os voy a dar los tiempos para olla rápida, si es una olla convencional tenéis que añadir por los menos 20 minutos más a la cocción. Dicho lo cual, ponemos en la olla el codillo entero con la patata, la zanahoria y la cebolla pelada y la col. Añadimos el agua, cerramos la olla y cocinamos a potencia máxima durante 30 minutos. Transcurrido este tiempo retiramos del fuego, esperamos que se enfríe la olla y abrimos. Colamos el caldo y sacamos la carne del codillo que trocearemos en trozos medianos. Reservamos caldo y carne.
En una paellera o sartén baja y de base ancha porque lo interesante es que la fideuá salga con un grosor de un dedo y medio o dos, añadimos el aceite de oliva y ponemos a sofreir los ajos picados y la ñora. A continuación añadimos el batido que habremos hecho con los tomates naturales, el tomate frito y el perejil. Dejamos hacer un par de minutos sin dejar de remover a fuego fuerte.
Seguidamente añadimos la carne que teníamos reservada y por último los fideos para que se marquen ligeramente. Añadimos el caldo que teníamos reservado cuya proporción es tres veces la cantidad de fideos. En mi caso he añadido dos partes de caldo y una de agua para que el sabor fuera más suave pero eso lo dejo a vuestro gusto.
Dejamos cocer a fuego fuerte unos 20 minutos intentando no remover la comida para que los fideos no se amalgamen. Pasado ese tiempo apartamos del fuego y a comer.
NOTA: como veréis no digo nada de añadir sal porque como el codillo es en salmuera no hace falta, pero de todas formas es obligación del cocinero probar la comida así que si notáis la comida sosa le añadís una poquita.
Print Friendly