No estoy muy puesta en asuntos de moda pero si se que existe un término que se llama “fondo de armario” en relación a los básicos que se deberían tener en un armario en cuanto a ropa se refiere. Desconozco cuales son esos básicos, pero en cambio creo que si conozco lo que equiparado a la cocina sería un fondo de armario en cuanto a las recetas que deberíamos tener siempre a mano como por ejemplo una buena carne rellena que nos saca de más de un apuro cuando tenemos invitados, sobre todo cuando queremos dejar preparada la comida con antelación.
Esta receta que hoy comparto con vosotros es un buen ejemplo de lo que os comentaba porque además de fácil de hacer es muy sabrosa y permite hacerla el día anterior. Además si nos queda podemos congelarla y queda igual de estupenda al descongelarla.
Esta carne la hice hace un par de semanas para una comida con amigos y al comentarla con otra amiga me pidió que la publicara, así que Mª José aquí tienes la receta.
Espero que os guste la receta tanto como a nosotros, y eso si, comprad pan cuando la hagáis porque no podréis dejar de mojar la salsa.
La ensalada que se ve al fondo de la foto fue el primer plato de la comida y por si os apetece hacerla os comento que son tan solo unos cogollos de lechuga partidos en cuartos y aliñados con sal, aceite de oliva y salsa tártara cuya receta podéis ver aquí, con la única diferencia de que en esta ocasión no le eché estragón y le añadí unas anchoas picadas.
Ingredientes:
Una pieza de lomo de cerdo de la parte del cabezal de 1 Kg. y ½ abierto en forma de libro para poderlo rellenar
60 grs. de queso parmesano rallado
8 lonchas de jamón serrano
2 puñaditos de uvas pasas moscatel sin hueso
200 ml. de vino dulce
300 ml. de nata líquida para cocinar
200 ml. de agua
2 cucharaditas de Bovril (concentrado de carne)
Sal
Pimienta negra molida
4 cucharadas de aceite de oliva
Malla elástica para embutir la carne o hilo de cocina para atarla y que no se salga el relleno
Maicena (harina de maiz) para espesar la salsa
La elaboración de esta receta es con olla rápida aunque podéis hacerla en una olla convencional a fuego medio teniendo en cuenta que tardará el doble de tiempo y que quizá necesite algo más de líquido.
Salpimentamos la carne y la rellenamos con el queso parmesano, el jamón serrano picado y un puñado de pasas. 
Enrollamos el lomo y lo metemos dentro de la malla elástica o lo atamos bien para que no se salga el relleno.
Echamos el aceite en la olla y marcamos el lomo por fuera durante un par de minutos.
Añadimos el vino dulce, las pasas, el Bovril, la nata y el agua y cuando empiece a hervir cerramos la olla rápida, cociendo a tope de presión durante unos 20 minutos.
Pasado ese tiempo apagamos el fuego, apartamos la olla, y esperamos que se enfríe completamente antes de abrirla.
Una vez abierta la olla sacamos la carne y le quitamos la malla para poderla cortar en lonchas de un dedo de grosor más o menos.
La salsa la pondremos a reducir probando de sal y añadiéndole si fuera necesario.
Para que la salsa termine de espesar podemos apartar una poquita en un cuenco y añadir maicena hasta que quede bien disuelta en la salsa (así evitaremos los grumos) añadiendo de nuevo el contenido del cuenco a la olla.
Yo añadí cuatro cucharadas de maicena hasta que conseguí el resultado deseado pero eso es al gusto.
Finalmente servimos la carne en una fuente cubierta con parte de la salsa sirviendo el resto en una salsera. 
NOTA: también suelo cocinar esta receta con solomillos de cerdo en vez de con lomo lo único que tenéis que hacer es reducir las cantidades. 
Print Friendly, PDF & Email