Si
queréis un plato completo a la hora de comer sin tener que hacer un primero y
un segundo, no lo dudéis aquí lo tenéis.
Esta
receta me gusta mucho por eso mismo que os acabo de comentar y también como no
porque está muy buena.
La
combinación de sabores en las albóndigas que además quedan muy suaves porque no
llevan pan, la pasta ( que a quién no le gusta), la col que queda con un punto
suave y el queso que, en fin, para qué decir más, hacedla y me contáis.
Espero
que os guste.

Ingredientes:
(os
aconsejo hacer las albóndigas el día de antes, y más abajo os lo explico)
300
grs. de carne de ternera picada
1
berenjena
1
huevo y 1 yema
Una
cuarta parte de una col o de lombarda
120
grs. de pasta
Queso
parmesano rallado
5 o
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Picante
opcional
Cilantro
fresco o perejil
Pimienta
negra molida
Sal
En
primer lugar asamos la berenjena, en mi caso lo hice en el microondas
simplemente partiéndola en dos a lo largo y poniéndola en un recipiente tapada
con film transparente asándola durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo
sacamos del micro, esperamos que se enfríe y sacamos la carne de la berenjena
picándola muy bien. Reservamos.
Ponemos
en un cuenco la carne picada junto la berenjena y los huevos batidos,
salpimentamos y añadimos unas hojas de cilantro bien picadas. Mezclamos y vamos
dando forma a las albóndigas.
Notaréis
que son muy blanditas porque no llevan nada de pan pero no os preocupéis, yo
las suelo hacer el día de antes y las meto en la nevera bien tapadas, al día
siguiente las saco de la nevera y les vuelvo a dar forma una a una, veréis como
ya han adquirido consistencia.
Aparte
cocemos la pasta en abundante agua con sal, una vez cocida escurrimos y
reservamos un cazo de cocción. Reservamos la pasta y aparte el cazo de agua.
Ahora
vamos a la última parte de la receta que ya es coser y cantar.
Ponemos
en una sartén honda el aceite de oliva y sofreímos las albóndigas con mucho
talento durante unos 5 minutos. Añadimos la col muy picada y dejamos un par de
minutos.
Seguidamente
añadimos el cazo de agua de hervir la pasta reservado y dejamos cocer unos 5
minutos a fuego fuerte, añadiendo a continuación la pasta cocida, el picante
que más os guste y algo de queso rallado.
Removemos
y apartamos del fuego.
Al
momento de servir en los platos echamos por encima más queso rallado y cilantro
picado.

Ya
solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly, PDF & Email