GRACIAS!!!!
Antes de pasar a poner la receta quería dar las gracias a todos/as los que hacéis que este blog haya cumplido ya un año, vuestras visitas hacen que hacer este blog sea todavía más gratificante.
Estaba pensando en poner algo especial para la ocasión, en cambiar algunos contenidos del blog, poner cositas nuevas, pero se me ha echado el tiempo encima, y es que septiembre es siempre para mi un mes de mucho trabajo, y ya me gustaría tener más tiempo para dedicarlo no solo al blog sino a pintar (esa cuestión la tengo bastante abandonada), leer, salir a hacer ejercicio, etc.
Pues eso, que la semana pasada estaba pensando en comprar unas hamburguesas de pollo (para ahorrar tiempo) y rodando rodando como diría aquel, me puse a hacer estas hamburguesas surgidas plenamente de mi imaginación. Lo de echarles acelgas fue porque tenía un bote empezado de acelgas cocidas en la nevera y quería gastarlo, así que decidí utilizarlas no como acompañamiento sino en la hamburguesa como un ingrediente más y los resultados me han satisfecho enormemente.
El nombre de la receta se le ocurrió a mi marido mientras me veía hacerlas y me hizo mucha gracia así que han quedado oficialmente bautizadas como “acelburguers”.
Por último, quiero dedicar esta receta a mi hermano (ya se que no es sorpresa porque te lo dije por teléfono) porque no le gustan nada de nada las acelgas, a ver si así lo animo a comerlas más a menudo, vaya, alguna vez.
Pobrecillo, cada vez que hago una receta con acelgas se la dedico.
Prometo dedicarte alguna receta sin acelgas.
Mirad que pinta tienen mis acelburguers
Ingredientes:
(para 10 unidades)
800 grs. de pechuga de pollo picada
200 o 300 grs. de acelgas cocidas
1 huevo
100 grs. de miga de pan
2 ajos
2 cucharadas colmadas de pan rallado
4 cucharaditas rasas de aliño moruno
Pimienta negra molida
Sal
Batimos el huevo y añadimos la miga de pan mezclándola bien. A continuación añadimos la carne de pollo y las acelgas muy escurridas y troceadas muy pequeñas. Mezclamos y añadimos el pan rallado y a continuación aliñamos con los ajos (yo los he prensado pero también pueden ser troceados muy pequeños), el aliño moruno, la pimienta y la sal.
Metemos la masa en la nevera durante media hora más o menos para que se endurezca ligeramente.
Pasado ese tiempo formamos las hamburguesas cogiendo bolas de masa que aplastaremos con las palmas de las manos. La masa no es muy consistente y deberemos untarnos las manos en aceite para que no se nos pegue y podamos trabajarla perfectamente.
Por último ponemos un poco de aceite en una sartén y las hacemos a la plancha.
Retiramos y a comer.
NOTA: estas hamburguesas quedan muy suaves porque tienen una parte de pan rallado y otra de miga de pan. Aunque al hacerlas os parezcan muy poco consistentes os aseguro que quedan perfectas en la sartén.
Print Friendly, PDF & Email