Qué me gusta esta receta, ni os lo imagináis.
Y es que reúne muchos de los ingredientes que me gustan a la hora de cocinar un plato porque aprovechas el caldo del puchero, pero a la vez cocinas un plato de arroz (que en mi casa siempre triunfan) y es un plato que cunde mucho y te da poco trabajo, ideal para una comida de domingo.
Lo fundamental es que el caldo de puchero sea bueno porque va a ser lo que determine el sabor del arroz ya que como veis lleva pocos ingredientes más. En mi caso casi siempre tengo caldo de puchero congelado porque cuando lo cocino hago lo que se podría llamar una olla “cortijera” por la cantidad y después estoy congela que congela, pero que bien vienen luego esas fiambreras ¿verdad?.
Así que si como en mi caso soleis tener caldo de puchero congelado aquí os dejo una receta que seguro que no os va a dejar indiferentes porque está buenísima y la repetiréis sin duda.
Es un arroz muy muy típico de Valencia que me enseñó a hacer mi tía Ana María a la que desde aquí quiero darle las gracias y mandarle un beso. Quizá no sea tan conocido como la paella pero os puedo asegurar que se come mucho en tierras valencianas.
Este que veis en la foto lo he cocinado hoy domingo para mi familia y el postre os lo subiré en el siguiente post.
Se me olvidaba deciros que lo ideal es hacerlo en una fuente de barro pero si no tenéis lo podéis hacer en una fuente resistente al horno.
Este es el plato que me he comido…esta noche fruta para cenar
Ingredientes:
(para 6 personas)
600 grs. de arroz
1 puñado de garbanzos del puchero
El doble de cantidad de caldo de puchero que de arroz
6 trozos pequeños de chorizo o 6 choricitos pequeños 
6 trozos pequeños de morcilla 
12 trozos de costilla de cerdo o de panceta, aunque casi siempre prefiero ponerle costillas porque son menos grasientas
1 cabeza de ajos
2 tomates 
1 patata pequeña, opcional
Colorante alimentario
Sal
5 cucharadas de aceite de oliva
En una sartén echamos dos cucharadas de aceite de oliva, sofreimos el chorizo, apartamos y reservamos.
En el mismo aceite sofreimos la morcilla e igualmente apartamos y reservamos.
En otra sartén ponemos tres cucharadas de aceite de oliva y sofreimos las costillas con la mitad de la cabeza de ajos y un poco de sal, reservando la otra mitad de la cabeza de ajos para ponerla en la fuente tal y como se ve en la foto.
Una vez hechas las costillas echamos el arroz y le damos una vuelta para sellar el grano y evitar que se nos pase. Seguidamente añadimos los garbanzos y el doble de caldo de puchero de lo que mida el arroz para lo que suelo utilizar el mismo cuenco donde mido el arroz. Añadimos también un poco de colorante.
Lo echamos todo en la fuente de horno y distribuimos bien por todas partes.
A continuación vamos poniendo el chorizo y la morcilla que teníamos reservados, los tomates en rodajas gorditas y la mitad de la cabeza de ajos en el centro de la fuente.
Si vamos a añadirle patata en rodajas también se la pondremos en este momento por encima.
Metemos seguidamente la fuente en el horno que tendremos precalentado a 200º arriba y abajo y horneamos durante unos 35 minutos, probando el arroz pasado ese tiempo para ver si está hecho.
Una vez cocido sacamos del horno y esperamos unos minutos antes de comer y disfrutar.
NOTA: si al puchero no le echáis garbanzos compradlos de bote ya cocidos que para estos casos son muy socorridos.
Print Friendly