Casi siempre que vamos a la playa a pasar el día se puede decir casi con toda seguridad que iremos acompañados de la infalible tortilla de patatas, de hecho en casa la hace siempre mi marido porque le sale de lujo. Estamos en negociaciones para que me deje subirla al blog.
El caso es que hace poco más de un mes estuvimos en la playa con unos amigos y me dije además de la tortilla que es un valor seguro, y más cuando hay niños como es el caso, que más podría llevar…
Primero pensé en hacer unas longanizas encebolladas y luego pensé en darle una vuelta de tuerca al tema y aprovechar un tarro de yogur y cilantro fresco que tenía en la nevera y este fue el resultado.
No es que gustaran mucho es que estos rollitos triunfaron así que ya sabéis si queréis ir a la playa con un toque de glamour de andar por casa aquí tenéis esta receta.
Espero que os guste.
En plena playa y de mantel la toalla…
Ingredientes:
Para hacer las longanizas encebolladas:
10 longanizas frescas de pollo
2 cebollas
2 hojas de laurel
50 ml. de vino blanco tipo fino
100 ml. de vino dulce
Pimienta negra molida
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Para la salsa:
300 ml. de yogur desnatado azucarado cremoso
5 ramitos de cilantro fresco, solo las hojas
El zumo de medio limón
Media cebolla
Tabasco, cantidad al gusto
Sal
Lechuga
Un paquete de tortillas mexicanas de trigo
En primer lugar haremos las longanizas y para ello pondremos a pochar a fuego medio dos cebollas cortadas en juliana con tres cucharadas de aceite de oliva. Añadimos dos hojas de laurel y salpimentamos ligeramente porque las longanizas ya llevan su aliño.
Pasados unos cinco minutos añadimos las longanizas pinchadas con un tenedor para que no se abran con el calor y seguidamente el vino blanco y el vino dulce. 
Dejamos a fuego fuerte un par de minutos para que se evapore un poco el alcohol y después cocinamos a fuego medio durante unos 20 minutos.
Pasado ese tiempo apartamos y reservamos hasta que se enfríen completamente.
Para hacer la salsa mezclaremos el yogur con el cilantro picado, el zumo de limón, la cebolla muy picada, un poco de sal y tabasco y ya tenemos lista la salsa.
Por último el montaje del plato que no puede ser más sencillo: tortita, salsa, una salchicha partida en dos y lechuga. Enrollamos la tortita, partimos por la mitad y a comer y disfrutar de la comida y de la playa.
Print Friendly, PDF & Email