Hay infinidad de recetas de pimientos del piquillo rellenos pero os aseguro que esta receta os va a encantar y os la propongo como aperitivo para alguna de las próximas comidas y cenas navideñas.
Esta receta casi siempre la suelo hacer en dos partes para que no me quite demasiado tiempo, y me explico: normalmente el día de antes hago la cebolla caramelizada y al día siguiente realizo el resto de la receta.
El contraste de sabores de dulce y salado y la sutileza del cous-cous le dan un toque original que seguro os hará repetir estos pimientos muchas veces.
Espero que os gusten.
Ingredientes:
(para 5 pimientos)
5 pimientos del piquillo 
4 cucharadas colmadas de cous-cous
El doble de cantidad de agua que de cous-cous
2 lonchas de bacon
50 grs. de queso roquefort
10 pasas que habremos puesto previamente en remojo con un poco de agua para que se ablanden
Para hacer la cebolla caramelizada:
Media cebolla
2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de aceite de oliva
En primer lugar hacemos la cebolla caramelizada y para ello ponemos el aceite en la sartén y añadimos la cebolla picada muy fina y el azúcar. Pochamos la cebolla a fuego lento hasta que veamos que se ablanda y teniendo cuidado de que no se nos haga demasiado el azúcar porque sino tendremos que añadir un poquito de agua, os daréis cuenta de que os ocurre si veis que la textura es demasiado sólida. Apartamos del fuego y reservamos.
Para hacer el cous-cous medimos el doble de cantidad de agua que de cous-cous (he utilizado un vaso) y la ponemos a hervir con un poquito de sal y aceite. Una vez comience a hervir apagamos el fuego y añadimos el cous-cous, tapamos y dejamos reposar durante unos 5 minutos que será el tiempo que necesite para ablandarse.
En otra sartén salteamos sin aceite las dos lonchas de bacon troceadas en trozos pequeños y añadimos a continuación el cous-cous y la cebolla caramelizada que teníamos reservada. Reservamos.
Aquí quiero hacer un inciso y deciros que normalmente no echo la cebolla de una vez sino que echo un par de cucharadas al cous-cous y lo pruebo para ver si le sigo echando cebolla o no. Al gusto.
Por último, y por fin, rellenamos los pimientos y para ello ponemos en cada uno al fondo un trocito de queso y una pasa. Después añadimos el cous-cous que teníamos reservado apretando bien el pimiento pero con cuidado de que no se nos rompa. Por último añadimos otra pasa y otro trocito de queso para acabar presionando ligeramente.
Metemos los pimientos rellenos en el microondas durante un par de minutos para que el queso se derrita y listos para comer.
Print Friendly