Aunque no soy
asidua a este establecimiento donde sirven las patatas que hoy vengo a
presentaros, si es verdad que me gusta y que cuando voy siempre pido estas patatas con
queso, bacon y salsa que me encantan, así que hoy vengo a presentaros la
versión que de las mismas hago en casa.
Se que en plena
operación bikini es una osadía por mi parte poneros esta receta pero por otro
lado pienso que el/la que no haya empezado en enero la citada operación mal lo
tiene, vaya, que la lechuga tampoco hace milagros en un mes.
Además ahora que
estamos en pleno mundial de fútbol, aunque la selección haya empezado con mal pie,
creo que es un plato ideal para hacer en el descanso del partido en cuestión
que estéis viendo porque teniendo gran parte de la receta elaborada el resto se
hace en un plis plas. Es que como una servidora es super futbolera eso lo tengo
mucho en cuenta cuando pienso en algo de picoteo para tales eventos.
Lo único que lleva
un poco más entretenido de hacer es la salsa que al parecer se llama ranger y
que se puede comprar hecha, aunque en mi caso y como es bastante fácil de
hacer, he optado por elaborarla con mi propia versión tuneada de alguna que
otra que tenía apuntada.
Espero que os
gusten.

Ingredientes:
2 patatas grandes,
o bien patatas congeladas aunque a mi no me gustan así que utilicé de las otras
120 grs. de bacon
de taquitos
150 grs. de mezcla
de cuatro quesos rallados
Sal
Aceite de girasol
Para la salsa:
(con esta cantidad
os sobrará pero aguanta perfectamente un par de días en la nevera y la podéis
aprovechar para aliñar ensaladas por ejemplo)
1 vaso de leche
semidesnatada
1 cucharada de zumo
de limón
1 yogur griego
azucarado
5 cucharadas colmadas
de mayonesa
1 cucharadita
colmada de mostaza
1 pizca de hojas de
eneldo seco
1 cucharada de
cebolla rallada
1 ajo rallado
Pimienta negra
molida
Sal
1 chorrito de zumo
de limón
En primer lugar
haremos la salsa y para ello pondremos a calentar la leche hasta que esté
templada solamente, yo la puse en el microondas durante 25 segundos. Una vez
templada añadimos una cucharada de zumo de limón y movemos con una cuchara
dejando reposar la mezcla durante unos 10 minutos. Lo que conseguiremos de esta
mezcla es suero de leche que hará que la salsa sea más cremosa aunque no os lo
parezca porque la leche se quedará con aspecto de que está cortada como con
cuajarones.
Aparte mezclamos y
vamos batiendo la mayonesa con el yogur, la mostaza, la cebolla y el ajo
rallado, el eneldo y un chorro de zumo de limón. Añadimos el suero de leche
obtenido previamente y seguimos batiendo. Salpimentamos y metemos la salsa en
la nevera al menos un par de horas antes de utilizarla.
El resto de la
receta es más fácil imposible: echamos el bacon en una sartén sin nada de
aceite y dejamos hasta que esté dorado. Apartamos y reservamos.
Pelamos, salamos y
freímos las patatas en bastones en abundante aceite. Una vez fritas apartamos
escurriendo bien el exceso de aceite y reservamos.
Ya solo nos queda
montar el plato poniendo en una fuente resistente al horno las patatas, por
encima echamos 8 cucharadas de la salsa que teníamos reservada, luego añadimos
el queso rallado y por último el bacon.
Gratinamos en el
horno precalentado a 200º entre unos 5 o 10 minutos, dependiendo del horno,
hasta que veamos que el queso se ha derretido.

Sacamos del horno y
listas para comer.
Print Friendly